Vicrila sale del concurso de acreedores por la compra de Mivaricar

El concurso de acreedores de Vidriera y Cristalera de Lamiako S.A (Vicrila) ha acabado teniendo un final feliz y ya es historia. Las últimas noticias de Vicrila son bastante esperanzadoras para su futuro.

Finalmente, la compañía ha podido abandonar el concurso de acreedores en el que llevaba metida dos años. La adquisición de Mivaricar ha permitido a la empresa de vidrios continuar con su actividad, aunque para ello se han tenido que hacer algunos sacrificios.

El más evidente es el recorte de plantilla y salario. A mediados de mayo los sindicatos de Vicrila y Mivaricar firmaron un convenio colectivo que implica la reducción de un 25% del salario a todos los trabajadores como promedio. Además, la plantilla queda reducida a 234 empleados. En un principio Mivaricar se había comprometido a dejar en 250 los 290 puestos existentes y ofrecerles a los afectados una salida fácil, pero el número de salidas ha acabado siendo un poco mayor de lo esperado. El convenio suscrito tiene cinco años de vigencia.

A finales de marzo el Juzgado de lo Mercantil de Bilbao dio su beneplácito para que se ejecutara la operación de compra por parte de Mivaricar, después de varias tentativas de adquisición por parte de otras empresas que no llegaron a fructificar. La firma del convenio era una condición sine qua non impuesta por el consorcio para llevar a cabo la adquisición. La compra se llevó a cabo oficialmente el pasado 31 de mayo una vez que se aprobaron las condiciones laborales por parte de los trabajadores.

Un concurso de veinte meses de duración

Según documenta el BOE, Vicrila entró en concurso de acreedores en octubre de 2016, una fórmula a la que llegaba con un pasivo de más de 70 millones de euros y unas pérdidas superiores a los 50 millones. En estos veinte meses varios inversores han mostrado su interés por adquirir la empresa de vidrios, entre los cuales se han escuchado nombres como Sherpa Capital, la cubertera Idurgo o el fondo estadounidense Glasifai, con operaciones fallidas.

Mivaricar S.L se formó como un vehículo de inversión específicamente para adquirir el negocio de Vicrila. Tras la sociedad están Joaquín López-Ante López-Ante Somorkuzio, Javier Lanzagorta Casans y José Miguel Lanzagorta Casans, tres empresarios y directivos vascos. El grupo cuenta con know-how en sectores como la alimentación, la gestión de reciclaje y residuos, la inversión inmobiliaria, la logística o el vending, negocios que podrían sumar un plus a Vicrila.

El que finalmente Vicrila haya conseguido un comprador es una fantástica noticia para esta firma vizcaína centenaria, una de las compañías activas con más antigüedad del País Vasco. La empresa nació en 1890 como fabricante de diferentes tipos de vidrio y especializándose en la producción de garrafas. Hoy en día Vicrila trabaja para varios mercados, fabricando vidrio para el sector horeca, el de las grandes superficies así como para clientes envasadores, transformadores y empresas de otros ámbitos.

¿Está tu compañía atravesando un momento difícil? ¿Se enfrenta a una situación de insolvencia? Si estás estudiando entrar en concurso de acreedores, podemos asesorarte sobre el proceso y acompañarte en el mismo. En Dipcom Corporate tenemos una dilatada experiencia en reflotar negocios y contamos con profesionales preparados para hacer frente a las crisis que puedan sacudir tu compañía. Si estás interesado no dudes en escribirme a través de este formulario de contacto.

Reportaje EL PAÍS

Vicrila sale del concurso de acreedores por la compra de Mivaricar
Valora este artículo