El 27% de las empresas españolas sufre de morosidad severa

Los impagos son uno de los mayores problemas con los que tienen que lidiar las empresas y profesionales autónomos. La crisis económica supuso un incremento en el número de morosos y eso derivó en que muchas empresas no tuvieran liquidez para hacer frente a sus gastos de caja y también tuvieran que cerrar. Afortunadamente las cosas han mejorado bastante en cuanto al grado de morosidad, aunque los niveles continúan estando bastante altos. La ley de lucha contra la morosidad también ha ido evolucionando y mejorando en los últimos 14 años.

El último Estudio de Riesgo de Crédito impulsado por Crédito y Caución, Iberinform y el IE Business School pone de relevancia que el 27% de las empresas españolas ha sufrido de impagos significativos en los últimos 12 meses. Lo preocupante no sería tanto la cifra, como la evolución del dato.

La morosidad pasó del 56% al 66% en el ejercicio 2012, su culmen. En dicho año dos de cada tres empresas de nuestro país se tuvieron que enfrentar a grandes impagos. Afortunadamente el porcentaje fue descendiendo en los años siguientes, como dije antes, quizá gracias a las mejoras en la ley de morosidad. En 2013 bajó al 56%, en 2014 al 43%, en 2015 al 34%, en 2016 al 31% y el pasado ejercicio se precipitó al 26%.

Lo que inquieta de la edición 2018 es la subida de un punto que implica respecto al período anterior. No es que se trate de un gran incremento, sin embargo, es la primera vez desde 2012 que se da un empeoramiento en el dato y un crecimiento de los impagos.

En relación al sector público, el informe asegura que se ha producido una mejoría en el comportamiento de pagos de la Administración con las empresas. Únicamente el 3% de las compañías que trabajan para el sector público han soportado tasas de impago. El año pasado la cifra era del 7%, por lo que se habría experimentado una mejoría significativa en este aspecto.

La parte negativa se encuentra en el B2B, donde se muestra el primer empeoramiento desde que se empezó a realizar el estudio (2010). Si el año anterior un 3% de las empresas soportaba altas tasas de impago con sus clientes, en este 2018 dicha cifra ha aumentado hasta el 6%.

Consecuencias para los impagados

La morosidad traería consecuencias negativas para el 64% de las empresas. El mayor problema en el que deriva es el incremento de sus costes financieros. Un 39% lo sufre. Asimismo, también incide en una pérdida de ingresos, la cual afecta al 36% de las organizaciones.

Por último, y no menos grave, la morosidad hace que un 9% de las empresas ven su continuidad peligrar. Es decir, una de cada diez ve cómo su negocio podría irse a pique por culpa de clientes insolventes o que no quieren pagar lo que deben.

¿Te encuentras en esta situación de alguna manera? ¿Tienes clientes morosos y necesitas ayuda para cobrar? ¿Conoces las alternativas que te proporciona la ley lucha contra la morosidad?. No dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto. En nuestro despacho, DIPCOM CORPORATE contamos con un área legal especializada en el recobro de deudas. Actuamos por vía civil, mercantil e incluso por penal en caso de existir dolo o delito y nos adaptamos a tus necesidades y presupuesto.

Ley de lucha contra la morosidad

ley-de-morosidad

El 27% de las empresas españolas sufre de morosidad severa
Valora este artículo