Heygo, la startup de servicios a domicilio, presenta preconcurso de acreedores

El preconcurso de acreedores es una fórmula de negociación con acreedores en momentos de crisis o tensión de tesorería a la que se normalmente acogen compañías con una trayectoria muy larga a sus espaldas, pero que también puede llegar a interesar a empresas más jóvenes y con bastante menos recorrido, las startups, en caso de entrar prematuramente en dificultades económicas..

A la hora de afrontar una crisis de tesorería, el preconcurso de acreedores tiene una serie de ventajas que pueden interesar a las organizaciones de cualquier dimensión y antigüedad, de ahí que empresas emergentes como la que nos ocupa hoy haya optado por dicho proceso.

Recordamos que, entre ellas, la compañía cuenta con tres meses de margen más otro mes para negociar con los proveedores y los bancos. Por otro lado, a diferencia de en el concurso de acreedores, no hay administrador concursal y los administradores de la sociedad pueden seguir conservando sus facultades y manteniendo el control. Además, se paralizan los embargos judiciales y el proceso no tiene por qué hacerse público, algo que no ocurre en el concurso.

La última empresa en entrar en preconcurso de acreedores ha sido Heygo. Esta startup nació a finales en 2015 en Barcelona fundada por los emprendedores Claudio Umaña, Nicolás Espinosa y Ariá Prat. Se trata de una plataforma que permite poner en contacto a particulares con profesionales especializados cercanos a su ubicación.

El servicio da la posibilidad de contratar a perfiles de todo tipo para necesidades puntuales en áreas como las reparaciones, el deporte, el transporte, las clases particulares, las mascotas, el hogar, el cuidado de niños y ancianos, el bienestar y la salud, etc.

Cuatro millones de euros recaudados que se han esfumado

Heygo ha abrazado el preconcurso de acreedores después de despedir a gran parte de su equipo. En sus poco más de dos años de vida la compañía ha conseguido unos 4 millones de euros. La última operación (su tercera ronda) Heygo la cerró hace dos años, en marzo de 2016, levantando 3 millones de euros y obteniendo el apoyo de JME Venture. Supuestamente dicha cantidad se habría destinado a la promoción de la app y a la expansión de la compañía.

El siguiente paso, según declaraba más el CEO de Heygo en aquel momento, era ir a por una nueva ronda de 10 millones de euros que finalmente nunca llegó a completarse. Parece que finalmente tuvo que conformarse con pedir dinero a través de Startupxplore. La compañía se propuso conseguir 375.000 euros de los cuales JME Venture puso 50.000. Esta última inyección de capital que se produjo el año pasado habría aumentado su valoración a 5,9 millones de euros.

El caso de esta compañía catalana es bastante curioso, ya que un par de meses antes de entrar en preconcurso la firma llevó a su filial Mobile Software Factory, con la que gestiona su aplicación móvil, al concurso. En el BOE del 19 de febrero, se recoge como esta compañía subsidiaria con domicilio en Sant Cugat del Vallés (Barcelona) se declaró en concurso de acreedores el pasado 19 de enero en el Juzgado de lo Mercantil nº1 de Barcelona.

¿Qué ha ocurrido con Heygo?

Heygo ha conseguido unas cifras bastante buenas, llegando a cosechar 100.000 usuarios activos y superar el medio millón descargas. Además, llegó a lograr el respaldo de inversores potentes, como Carlos Blanco o Antai Venture Builder mediante su fondo de media for equity Media Digital Ventures. Sin embargo, ha entrado algo tarde en un mercado en el que ya había players importantes. A nivel general, los freelances de diferentes campos podían registrarse en Etece, Cronoshare, Jobmapp o Guudjob, pero también existen multitud de plataformas verticales para anunciar canguros, manitas, servicios de limpieza, etc.

No obstante, el caso de Heygo huele más a una mala gestión del dinero recaudado o a una dificultad para facturar y conseguir liquidez que a la existencia de competidores. Solo el tiempo nos dirá si la startup supera este proceso o acaba precipitándose hacia el concurso. Algunas voces hablan de que la compañía buscará una adquisición o una fusión, aunque de momento solo se trata de rumores.

¿Necesita tu empresa un salvavidas? ¿Estás ahogándote y no sabes cómo salir a flote? Si tu empresa en una situación difícil y estás pensando en entrar en preconcurso de acreedores o en concurso, en Dipcom Corporate podemos echarte una mano. Disponemos de varias líneas de actuación en gestión de crisis empresarial y podemos ofrecerte consejo en relación al proceso preconcursal o concursal. Contamos con un alto porcentaje de éxito en el reflotamiento de negocios. Si estás interesado, escríbeme usando el siguiente formulario.

Reportaje EL PAÍS

Valora este artículo