Ronda de financiación: 6 claves para cerrar una operación con éxito

La ronda de financiación es el medio más habitual de obtener capital en las startups o empresas emergentes. Ya sea en el inicio o en las diferentes fases de expansión o crecimiento estas compañías requieren de inyecciones de capital que permitan poner en marcha su actividad y seguir evolucionando. Los fondos que se obtienen en dichas operaciones se pueden usar para expandirse a nuevos mercados o internacionalizarse, contratar a más personal especializado, mejorar el producto o la plataforma, apostar por el marketing para dar a conocer la compañía y sus servicios y, en última instancia, incluso adquirir otras empresas.

En las primeras fases del proyecto, la ronda de financiación suele tener como primeros protagonistas a los socios cofundadores, a familiares y amigos (es lo que se conoce como el FFF o Friends, Family and Fools), pero a medida que la startup va escalando, otros agentes externos pasan a formar parte de su capital.  Por poner algunos ejemplos, entran en juego los business angels, las firmas de capital riesgo y brazos de venture capital de algunas grandes compañías. También podemos incluir préstamos como los de ENISA, aunque si nos atenemos a criterios contables estrictos, estos préstamos nunca deben cuantificarse como parte de una ronda.

La ronda de financiación más modesta suele ser de capital semilla y de ahí se pasa a rondas de series A, B, C, D, E, F, etc. Solo las empresas emergentes que deciden financiarse con capital privado durante mucho tiempo y optan no salir a bolsa, como es el caso de Uber o Snapchat, llegan a operaciones con la quinta o la sexta letra del abecedario.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la cuantía levantada en cada ronda marca la valoración de la compañía en cuestión. Por lo tanto, este tipo de transacciones son muy importantes porque ayudan a ‘especular’ con el valor de una startup. Una firma puede haber conseguido 100 millones de dólares en una ronda de financiación y eso le incrementará bastante su valoración de cara a la galería, pese a que no haya facturado un solo euro o su cuenta de resultados sea negativa.

Esto, obviamente, puede ayudar a la entrada de nuevos inversores y a conseguir una inyección de capital superior más adelante. Se trata de un mundo en el que muchas veces las valoraciones son meras estimaciones, pero no hay una noción real de cuánto vale una empresa hasta que no pisa los parquets y cotiza.

Una vez explicada la importancia de la ronda de financiación, me gustaría proporcionarte seis consejos para que afrontes una operación de este tipo con determinación y salgas “relativamente” airoso.

  1. Revisa las cuentas- Es importante que tu startup lleve las cuentas al día y que los números cuadren. Evita las cajas B y el dinero en mano. Esfuérzate para tener una contabilidad esmerada. Encarga a un asesor o a un contable que te establezca procedimientos administrativos adecuados (facturas, recibos, contratos, etc.). Disponer de unos datos e información clara es el único camino para atraer a inversores. Ellos van a exigirte transparencia de resultados e incluso pueden intentar cubrirse las espaldas encargando una due diligence. Como se dice popularmente, “las cuentas claras y el chocolate espeso”.
  2. Sé realista- Si tu compañía está en fase seed no puedes planear cerrar una ronda de financiación de 1.000 millones de dólares, porque nadie va a querer entrar. Paso a paso y con sentido común. Debes ser objetivo y pedir cantidades realistas. Además, no es lo mismo cerrar una ronda en una etapa temprana en España a hacerlo en Silicon Valley. Allí es habitual que se den operaciones en startups que acaban de empezar por valor de entre 1 y 5 millones de dólares, mientras en nuestro país las primeras rondas no pasan de los 300.000 euros. El dónde es importante. Ten esto en cuenta también a la hora de levantar fondos.
  3. Avisa de que quieres cerrar una ronda- Decir que tu startup está buscando dinero no es malo, sino todo lo contrario. En este ámbito no te mirarán raro o como si estuvieras mendigando. Usa las redes sociales, suéltalo en eventos, dilo en reuniones, no dejes de mencionarlo en tus pitches, etc. Tienes que venderle a los inversores que apostar por tu compañía puede ser una buena oportunidad, no pensar que estás pidiendo.
  4. Busca los inversores más convenientes- Buscar inversor por buscar no vale. Necesitas a un business angel o un fondo de capital riesgo con una filosofía similar a la tuya, que invierta en la fase en la que te encuentras o en tu tipo de negocio y que te deje trabajar pese a pasar a formar parte del consejo directivo. Es más adecuado que intentes llamar a estas puertas a que toques a todos los timbres del venture capital solo por aumentar las probabilidades de éxito. Una vez que consigas a un inversor es posible que entren más, porque hablan entre ellos y se recomiendan startups interesantes.
  5. Apóyate en expertos- Sino tienes mucha idea de este tipo de procesos, busca a alguien que te oriente o asesore durante todas las fases del mismo. Puede ser un intermediario como una consultoría, una gestoría o un abogado. Es importante que tengas toda la información sobre la mesa, porque si no, algún inversor que se las sepa todas puede aprovecharse de la situación. En muchos casos, los socios han visto como sus participaciones quedaban diluidas y prácticamente se quedaban fuera de las compañías que habían creado.
  6. Comunica- Una vez que tengas todos los detalles cerrados, no olvides informar a los medios. Puedes encargarle su difusión a la persona encargada del área de Marketing o de Comunicación o bien a una agencia de RR.PP externa. Si no cuentas con ninguna de estas dos figuras porque tu startup es pequeña o no dispones aún de muchos recursos siempre se puede dejar la tarea a alguno de los cofundadores. Podéis buscar notas de prensa que se hayan publicado anteriormente sobre rondas de financiación y hacer un texto con la misma estructura. El problema viene a la hora de encontrar los contactos de prensa, aunque puedes usar servicios como Comunicae para su distribución. Sin embargo, es conveniente que en el futuro cubras esta área con un profesional especializado en comunicación, ya sea contratado o a través de una agencia.

¿Estás buscando cerrar una nueva ronda de financiación para tu startup? En Dipcom Corporate te echamos una mano para que encuentres capital, financiación y acceso a inversores. Te asesoraremos para que estas operaciones se cierren con éxito. También podemos proporcionarte mentorización para que lleves tu proyecto al siguiente nivel o te diversifiques a nuevos negocios. ¿Te suena bien? Ponte en contacto conmigo mediante este formulario para que te contemos un poco más.

asesoramiento-a-emprendedores

Ronda de financiación: 6 claves para cerrar una operación con éxito
Valora este artículo