El administrador concursal. La ley les exigirá formación y capacidades

La ley concursal está en tela de juicio y se espera que la misma se modifique durante el primer semestre de este 2018. El Congreso de los Diputados dio el pasado mes de noviembre su beneplácito a una resolución que pide al Gobierno su reforma -para facilitar su supervivencia a las empresas- en un plazo de seis meses. Sin embargo, uno de los aspectos que se quieren endurecer en la próxima ley concursal son los requisitos exigidos para ejercer administrador concursal.

En octubre ASPAC (Asociación Profesional de Administradores Concursales) emitió sus quejas contra una directiva de la Comisión Europea que podría homogeneizar las distintas regulaciones del Viejo Continente para la segunda oportunidad previa al concurso de acreedores. Uno de sus reclamos fue que se llevara a cabo una mayor regulación de su profesión y que se endurecieran los requisitos para poder actuar como administrador concursal.

La ley concursal que plantea la ASPAC y que el organismo ha propuesto al Ministerio de Economía de cada a la futura normativa en España veta que cualquiera pueda ejercer de esta figura.

Luis Martín, presidente de la asociación, aseguró hace unos meses que en España había demasiados administradores concursales y que un endurecimiento de la ley concursal podría reducir la cifra. Se estima que en este momento existirían unos 22.000, sin embargo, el máximo responsable de la ASPAC no tuvo reparos en señalar que casi la mitad de los administradores no han visto un concurso en su vida. Martín cree que con los requisitos que proponen solo pasarían el filtro unos 300 profesionales.

Requisitos claros y concursos de varios tamaños

ASPAC reclama que para ser administrador concursal tiene que ser necesaria la inscripción en el registro público y esta solo debe ser posible en el caso de tener una titulación en la rama económica o jurídica. También habla de disponer de al menos un lustro de trayectoria profesional en la abogacía o como economistas colegiados. Asimismo, será necesario aprobar una prueba de aptitud profesional y disponer de un seguro de responsabilidad civil.

La ley concursal óptima para la asociación debería incluir que los Estados miembros garanticen que los administradores concursales escogidos para hacer frente a una insolvencia o reestructuración hayan disfrutado de formación inicial y complementaria, algo esencial para que presten su labor imparcialmente, eficazmente y con independencia.

Igualmente, desde ASPAC abogan para que los nombramientos y las revocaciones de administradores se hagan con justicia y transparencia y que para la selección se consideren tanto la experiencia como los conocimientos de los profesionales. En esta línea proponen que los administradores concursales sean designados según las dimensiones del concurso y defienden la creación de una clasificación que divida entre concursos de acreedores pequeños, medios y grandes.

¿Está atravesando tu organización una situación convulsa? ¿Buscas a alguien que pueda ayudar reflotarla? Dipcom Corporate puede ser tu solución. Mi equipo y yo mismo estamos especializados en asesorar a empresas en situación de crisis para que encuentren la forma de salir adelante. Te contamos qué es un concurso de acreedores y un preconcurso y te explicamos de manera sencilla cómo transcurren las fases y qué dice la normativa. Si estás interesado escríbeme a través del siguiente formulario.

Reportaje EL PAÍS