Interim management y directivos en plantilla: Principales diferencias

¿Qué es el interim management? Este concepto cada vez cobra más fuerza en el mundo empresarial y se oye cada vez más en los medios de comunicación, sin embargo, es un término que no siempre se define con claridad. En el blog ya he escrito varios artículos sobre esta tendencia en gestión de recursos humanos pero, para resumir, podemos decir que supone la incorporación de un ejecutivo externo en una compañía para desempeñar una tarea concreta durante un intervalo de tiempo concreto.

El interim management no suele entenderse ni por parte de los empresarios ni por los altos mandos y los responsables de tomar decisiones dentro de las organizaciones que no están familiarizados con esta forma de trabajo. “¿Para qué contar con esta figura si nuestra empresa ya dispone de directivos preparados?” “¿Qué puede aportar un interim manager que no tengamos ya nosotros?”; estas son algunas de las preguntas habituales que les surgen. Para despejar sus dudas y mostrarles la utilidad de esta opción hoy voy a explicar las diferencias que existen entre el interim management y los directivos en plantilla.

  1. Enfoque Los directivos en plantilla suelen enfocarse en objetivos a largo plazo, sin embargo, los interim managers centran sus esfuerzos en metas a corto plazo y la búsqueda de soluciones más o menos inmediatas para una determinada situación. En algunos casos si no se resuelve dicha situación, resulta muy complicado que la compañía pueda sobrevivir y plantearse objetivos a largo plazo.
  2. Responsabilidades- Un directivo en plantilla no solo tiene que tomar decisiones, sino que también suele contar con personal a su cargo y debe gestionar un equipo. En el Interim Management se trabaja codo a codo con la plantilla de la compañía, sin embargo no suelen establecerse responsabilidades con el personal, a no ser que se contrate, por ejemplo, a una figura especializada en recursos humanos. Esto tampoco supone que el interim manager pueda despedir a su antojo y sin miramientos.
  3. Especialización- Una de las ventajas de contratar a uno de estos profesionales es que cuentan con expertise en una industria o campo en particular. Incluso pueden tener experiencia en determinados procesos o situaciones. Muchas veces las compañías no tienen directivos preparados para hacerlas frente, al tratarse de cosas nuevas. En este sentido, un interim manager puede resultar útil cuando la empresa se diversifique a un nuevo sector que no conoce demasiado y quiera abrirse camino en él o cuando entra en una situación en la que está en juego su supervivencia.
  4. Temporalidad- Como su propio nombre indica, un ejecutivo permanente va a tener un rol estable dentro de la compañía, mientras el interim manager va a asociado a una estacionalidad. Estos profesionales cumplen un papel durante un tiempo determinado, por lo que una vez finalizada su labor abandonarán la compañía.

Por todos estos aspectos, hay que recalcar que los directivos en plantilla y los especialistas en interim management no son, en ningún caso, figuras sustitutivas sino complementarias. Los primeros no deben verlos como una amenaza que viene de fuera, sino como una especie de comodines o personajes benefactores que llegan como refuerzo y van a buscar en todo momento la colaboración con el personal existente para buscar el bienestar de la organización y su plantilla en la medida de lo posible.

¿Te ha suscitado curiosidad esta figura? ¿Crees que podría venirte bien un interim manager para tu organización en este momento? Si es, tanto yo como mi equipo ofrecemos varias opciones de contratación para un servicio que combina el interim management con la asesoría para empresas en crisis. A través de mi consultora, disponemos de un equipo multidisciplinar que te ayudará incluso en las situaciones más complicadas. Si te interesa, puedes ponerte en contacto conmigo a través del siguiente formulario.

Interim-management

Interim management y directivos en plantilla: Principales diferencias
Valora este artículo