Cómo hacer un plan de viabilidad sencillo en unos pocos pasos

El plan de viabilidad es un documento muy importante para todos aquellos emprendedores que quieran saber si sus proyectos o ideas empresariales contarán con rentabilidad económica en el futuro. Para algunos expertos, coincide con el plan de empresa o business plan. Sin embargo, aunque ambos documentos comparten algunos aspectos y puntos en común, el plan de viabilidad se enfoca más en los aspectos económico-financieros y en una estimación de los números de la compañía en un período de 3 a 5 años.

Como acabamos de ver, el plan de viabilidad, se puede realizar al iniciar un negocio o proyecto, pero también a medio camino, cuando se quieren hacer reformas en una organización, reestructurar una compañía o hacer cambios. Incluso cuando una empresa está en una situación de concurso de acreedores o hay que reflotarla se elabora un informe de este tipo para saber cuál será el coste y qué recortes o medidas pueden llevarse a cabo.

¿Por qué se lleva a cabo? Hay diferentes razones y objetivos. El primero puede ser convencer a otros para que inviertan, aunque también sirve para decidir la continuidad de un proyecto, convencer a otras personas de que participen (aunque no sea de manera económica) o bien conocer algunas de las variables fundamentales del proyecto o el importe total, de cara a pedir financiación externa.

Ten en cuenta que para el análisis económico financiero sea defendible ante cualquier entidad financiera, inversor o accionista, es necesario que lo analices numéricamente basándote en tres herramientas financieras esenciales: La tesorería previsional (Cash Flow previsional), La cuenta de explotación y el balance de pérdidas y ganancias previsionales.

También deberemos desarrollar y analizar aspectos más subjetivos, como los recursos humanos y su capacitación (PLAN DE RR.HH.) , área comercial (PLAN COMERCIAL), un análisis de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO), competencia, posición estratégica de productos y/o servicios, así como la planificación de todos los aspectos técnico-productivos (PLAN DE OPERACIONES), … entre otros.

En el área económico-financiera, es conveniente elaborar varios presupuestos para el plan de viabilidad. Las principales partidas que tienes que contemplar en este apartado son:

1.- INVERSIONES- En este apartado se incluyen todas aquellas adquisiciones y mejoras que vayamos a necesitar para el primer período de funcionamiento de la empresa. ¿Hay que comprar una nave o reformar un local? ¿Por cuánto saldría? ¿Necesitamos pagar licencias o el uso de una patente? ¿Cuánto vale?

Aquí es necesario diferenciar entre inversiones a largo plazo (activo no corriente) e inversiones a corto plazo (activo corriente). Las últimas son cosas como el efectivo, las mercaderías, las existencias, mientras las primeras se clasifican en:

  • Inmovilizado material– Formado por bienes tangibles que se usarán en la empresa durante más de un año. Se compone de los terrenos, los edificios y las construcciones, las instalaciones, los bienes de equipo, la maquinaria, vehículos, etc. Hay que enumerarlos y calcular el importe de inversión.
  • Inmovilizado inmaterial– Es recomendable valorar el I+D, las concesiones administrativas, la propiedad intelectual, el fondo de comercio y otros, como aplicaciones informáticas.
  • Inmovilizado financiero– En este caso se tiene que realizar inventario de los depósitos y fianzas y otras aportaciones.

2.- FINANCIACIÓN– El presupuesto de la financiación inicial debería ser equivalente al presupuesto de las inversiones iniciales.

3.- PRODUCTOS Y SERVICIOS– Si la compañía oferta productos es recomendable indicar las previsiones de la cifra de unidades que se podrían llegar a vender y a comprar con sus precios medios. Igualmente, hay que hacer lo mismo con los servicios: especificar cuánto se cobra por hora o servicio y estimar cuántos se pueden realizar. De esta forma se puede hacer un cálculo estimado de las ventas.

4.- GASTOS- Se consideran los gastos que habrá por personal, alquiler mensual, plantilla, pero también considerar los gastos de promoción y publicidad y aquellos derivados de los impuestos y las obligaciones fiscales.

5.- CAJA- Es lo que corresponde al plan de tesorería o cash-flow. Hay que velar porque la empresa en ningún momento se quede sin liquidez. Esto es fundamental para que podamos pagar nóminas.

Si no sabes cómo hacer un plan de viabilidad sencillo para estudiar las posibilidades de tu idea de negocio o bien para reflotar tu empresa, en Dipcom Corporate podemos echarte una mano. Tenemos experiencia en el desarrollo e implantación planes de viabilidad, tanto en situación de solvencia como en procesos de crisis y concursal. Si quieres que te informe mejor puedes contactarme mediante el siguiente formulario.

asesoramiento-estrategico-a-emprendedores