El preconcurso de acreedores de Coprosa, ¿un caso de éxito?

El preconcurso de acreedores es una opción que permite a las empresas en situación de crisis eludir el concurso y sus consecuencias. Aunque es una figura menos conocida, cuenta con varias ventajas de las que muchas sociedades ya se están beneficiando. Semana tras semana vemos en los medios de comunicación ejemplos de compañías que deciden acogerse a esta fórmula que se puede comunicar en un intervalo de dos meses después de que el deudor tenga constancia de su insolvencia.

El preconcurso de acreedores de Coprosa ha sido uno de los últimos en salir a la luz. Fue a finales de noviembre cuando la compañía presentó el preconcurso principalmente a causa de algunos impagos en proyectos que tenía en Egipto y Qatar. En el primer país está presente desde el año pasado al obtener un contrato para construir 44 edificios de viviendas valorado en unos 80 millones de euros. Por su parte en Qatar lleva con encargos desde hace cinco años orientándose sobre todo a la modernización urbana y a los trabajos en edificios militares.

Construcciones y Promociones Coprosa SA cuenta con más de cuarenta años de trayectoria. La empresa surgió en Oviedo en 1976 y en sus comienzos se ocupó únicamente de obras ferroviarias y edificación. En España la firma tiene delegaciones en Oviedo, Valladolid, Madrid y a nivel internacional está presente en Qatar y Polonia. Su centro logístico está radicado en el sur de Valladolid, en Pozaldez.

Actualmente Coprosa se dedica a cuatro áreas de actividad distintas. En el ámbito del ferrocarril construyen trazados ferroviarios convencionales y de alta velocidad y conservan los que ya hay, actualizando también la electrificación, señalización y estaciones de tren. También trabajan en el sector de la obra civil construyendo carreteras, autovías, autopistas, túneles, puertos, diques, etc. Su tercera pata es la edificación de viviendas, edificios para empresas u organismos públicos, naves industriales, etc. Por último, se dedican a equipamientos y obras especiales en proyectos singulares como hospitales, museos, instalaciones deportivas, museos, etc.

Tres meses para resolver las cosas

Hay que recordar que en el preconcurso de acreedores el deudor cuenta con un plazo de tres meses para solventar los problemas de liquidez y negociar con los acreedores. Y parece que esta constructora se está esforzando para que no se le pase el arroz. Con el fin de restructurar su deuda la empresa asturiana ha decidido deshacerse de dos torres de las cuatro que forman parte del complejo residencial de Monteñuno en Oviedo. Coprosa se las habría vendido a Solvia y a otra sociedad inmobiliaria participada por el Sabadell. Esa operación le ayudaría a mejorar su situación.

Desde la declaración del preconcurso voluntario la compañía ovetense ha remarcado que se trata de un “problema de liquidez puntual” y una situación transitoria que se intentará resolver con la mayor celeridad que sea posible. Además, Coprosa insiste en que en estos momentos no se está produciendo ningún impago ni con los trabajadores ni con los proveedores y sus obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social también están al día. Por otro lado, han asegurado que todas las obras que mantienen en el territorio nacional se están desempeñando con absoluta normalidad.

Aún quedan dos meses para que la constructora resuelva su situación por completo y evite el concurso, pero de seguir así parece que la decisión de Coprosa tendrá un final feliz.

Si tu empresa está en situación de crisis, no dudes en recurrir a Dipcom Corporate. Estamos especializados en este tipo de procedimientos y podemos elaborar un plan de salvamento para reflotar tu compañía en el menor tiempo posible. Nuestro equipo de abogados y economistas especializados en reestructuración de empresas está a tu plena disposición. Si estás interesado, ponte en contacto conmigo mediante este formulario.