El caso de Unipost: Concurso de acreedores voluntario

Con la llegada de la crisis económica han sido muchas las empresas que han entrado en situación de quiebra y se han acogido al concurso de acreedores para intentar sanear sus cuentas. Hoy en el blog me gustaría hablaros del caso de Unipost, y su concurso de acreedores voluntario. Pero antes de nada, para comprender la situación presente, hay que viajar unos años atrás y explicar la historia de esta compañía postal.

El origen de la empresa se remonta a comienzos de la década del 2000. Unipost nació en el año 2001, fruto de la fusión de las compañías postales Suresa (Cataluña), Urbandisa (Aragón) y Flecha (Comunidad valenciana). Posteriormente también se unieron otros operadores a nivel nacional. Con sede en Barcelona, el socio mayoritario de esta firma es la familia Raventós, conocida por ser también la propietaria de las bodegas Codorniú.

Desde 2004 se han ido produciendo diferentes cambios en su accionariado. Justo en este año pasó a engrosar el mismo la operadora postal alemana Deutsche Post, que estuvo participando en Unipost una década completa. Hace tres años se deshacía de sus participaciones, que ascendían al 37%. Así, en el ocaso de 2014 Unipost llevaba a cabo una ampliación de capital de 1 millón de euros a la que seguiría otra de 600.000 euros un mes después, en enero de 2015. Con una deuda de 30 millones de euros sobre su cabeza y unas pérdidas de 23 millones entre 2011 y 2015, la firma pidió un préstamo a la banca (en concreto a Abanca) que rondó los 4 millones de euros.

Hace unos meses, la operadora contaba con 2.500 empleados en plantilla y otros 2.000 subcontratados mediante una extensa red de franquicias. En su momento llegó a situarse cerca de 6.000 trabajadores -sumando todo el personal-, pero su número ha ido descendiendo por la realización de varios expedientes de regulación de empleo en los últimos años. Aún así, su volumen ha ido creciendo y se encarga de manejar 600 millones de envíos al año para más de 15.000 empresas.

La decisión de Unipost: concurso de acreedores como salvavidas final

A pesar de estas operaciones Unipost no consiguió remontar el vuelo y en julio se declaró en concurso de acreedores. Unipost justificaba su decisión mediante un comunicado de prensa. La empresa aseguraba que las “circunstancias del mercado y una particular aplicación de la regulación del sector postal en España” habían inclinado la balanza hacia el operador postal público, en referencia a su principal competidor, Correos. Para Unipost el concurso de acreedores voluntario era la mejor alternativa, ya que esa fórmula le permitiría garantizar su viabilidad y salvaguardar los derechos de empleados, franquiciados, proveedores, clientes y destinatarios, según indicaba también la nota.

Los problemas financieros de la empresa postal se habían acrecentado bastante en el último año -pese a pese al balón de aire de la banca- y Unipost inició el concurso con una deuda de 50 millones de euros. El Juzgado de lo Mercantil nº 7 de Barcelona se encargó del caso y como administrador concursal se declaró a la sociedad Jausas Legal y Tributario SLP. Los detalles del proceso pueden consultarse en el BOE del 5 de agosto de 2017 en la página 57999.

Los últimos meses no han sido precisamente un camino de rosas dentro de la organización. En pleno concurso de acreedores la firma inició en octubre un nuevo ERE por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción que podría afectar a toda la plantilla. La primera fase tendrá incidencia en 469 empleados, un 21% de su fuerza de trabajo.

En los últimos días un nuevo problema ha sacudido la sociedad de los Raventós. La expiración de un acuerdo firmado con los sindicatos UGT y USO hace algunos años y que implicaba la reducción salarial de un 12% con el fin de incrementar la competitividad empresarial ha llegado a su fin. Así pues, se da una dificultad añadida para el administrador concursal Jausas Legal, que tendrá que tirar de imaginación y de nuevos recursos.

Unipost también atraviesa problemas con los sindicatos, ya que tanto CCOO como CGT acusan a Pablo Raventós de ser el responsable directo de la situación de la compañía y han pedido a la administración concursal que lo culpabilice. Argumentan que no se han tomado decisiones que cambiaran el rumbo aunque la situación fuera desfavorable desde hacía ya seis años. De momento, el administrador está investigando las transacciones y operaciones realizadas que resultan sospechosas. La crisis de la compañía incluso ha sido tema de debate en el Congreso ante la posibilidad de una adquisición por parte de Correos.

consultores-estrategicos

Si tu empresa está en situación de insolvencia o atraviesa un momento complicado como le ha ocurrido a Unipost, el concurso de acreedores voluntario puede ser una buena alternativa. Soy asesor de crisis y con ayuda de mi equipo en Dipcom Corporate estamos especializados en este tipo de procesos. Puedes ponerte en contacto conmigo mediante este formulario de contacto para resolver todas tus dudas.

Lee lo que comenta la prensa especializada de nosotros:  Reportaje EL PAÍS

El caso de Unipost: Concurso de acreedores voluntario
Valora este artículo