Autónomo o sociedad limitada, ¿qué es mejor para el branding?

Una de las dicotomías más comunes que surgen al iniciar una actividad profesional por cuenta propia es si resulta más conveniente hacerse autónomo o merece la pena crear una sociedad limitada para nuestro negocio. En el blog ya he explicado anteriormente cuáles son las obligaciones, los trámites y las ventajas que conllevan una y otra figura, pero hoy quiero centrarme en un aspecto en concreto: el del branding o marca.

Normalmente la elección entre autónomo o sociedad limitada se toma mirando a corto o medio plazo, pero es recomendable tener visión de futuro y ser previsor. Si apuestas por hacerte autónomo y sencillamente utilizas tu nombre para realizar trabajos, ir a congresos, realizar publicaciones o dar cursos o ponencias estarás cultivando lo que se conoce como ‘marca personal’.

En estos tiempos una marca personal puede convertirse en un activo muy valioso si consigues tener cierta notoriedad o visibilidad y, sobre todo, un gran número de seguidores en las redes sociales. En los últimos años ha emergido la figura de los youtubers, los instagramers y los influencers que potencian este aspecto. Su nombre es su carta de presentación, su marca particular. No necesitan de una empresa o proyecto detrás, porque se bastan y se sobran consigo mismos y con sus habilidades y legión de fans. Curiosamente cuanto mayor sea la cifra de éstos, más anunciantes o marcas van a querer trabajar con ellos y asociar su imagen al del profesional. Este fenómeno que tiene mucho que ver con el de las celebrities pone de manifiesto que no es necesario crear una sociedad para ganar dinero o alcanzar el éxito.

Trabajar con un nombre particular también cuenta con algunos inconvenientes. Si enfermas o tienes un accidente, ninguna otra persona podrá reemplazar lo que haces. Dependes solo de ti mismo y de nadie más y tienes una carga y una exposición mucho mayor que si te amparas en una compañía. Por otro lado, muchas veces los clientes te encasillan en cierto tipo de trabajos o proyectos y es complicado o resulta confuso si te dedicas a otras actividades de distinta naturaleza. Por ejemplo, sería raro que una misma persona fuera Enrique Menéndez abogado, Enrique Menéndez bailarín y Enrique Menéndez peluquero, pese a que tengas un gran dominio de las tres disciplinas.

Varias marcas para varios propósitos

La otra posibilidad es crear una o varias sociedades limitadas para cada una de las actividades que realizas. Es un proceso más farragoso y largo, porque necesitas poner 3.000 euros en cada una de ellas, inscribirlas en el registro mercantil, asumir el Impuesto de Sociedades y pagar el IVA religiosamente (como autónomo en algunos epígrafes del IAE no estás obligado a declararlo por generar derechos de autor), pero también tiene sus beneficios. Desde el punto de vista del branding puede venirte genial contar con varias marcas o sociedades limitadas para cada tipo de negocio o sencillamente para especular con su valor más adelante.

Si eres emprendedor y te dedicas al ámbito de las startups, es decir, al de las empresas innovadoras de base tecnológica, esto último puede interesarte bastante. Los fundadores tienen por objetivo ir cerrando rondas y rondas de financiación para que el valor de su compañía crezca notablemente y quizás en algún momento cerrar un exit (una venta) o bien salir a bolsa. Por lo tanto, en estos casos es prácticamente obligatorio optar por una sociedad limitada, porque el valor de la misma va a crecer muchísimo en muy poco tiempo y al emprendedor/empresario le puede interesar iniciar otros negocios en el futuro. Aquí la marca, en su concepción clásica, es fundamental porque va a tener un impulso en un breve lapso de tiempo y tendrá una finalidad muy concreta, que irá mucho más allá de la persona que la inició o lanzó.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a decidirte por autónomo o sociedad limitada. Y que es lo que más te conviene si quieres tener en cuenta el branding personal. Ninguna figura es mejor que otra y todo depende de las necesidades u objetivos que tengas y el negocio al que te dediques.

Si estás dando tus primeros pasos como autónomo o sociedad limitada, en Dipcom Corporate podemos ayudarte. Te orientamos sobre cómo arrancar tu negocio y te facilitamos la búsqueda de capital, financiación o inversores. Si estás interesado, puedes ponerte en contacto conmigo mediante el siguiente formulario.

asesoramiento-a-emprendedores

Autónomo o sociedad limitada, ¿qué es mejor para el branding?
Valora este artículo