Mentorización por mayores de 60, un legado de oro para los jóvenes emprendedores

La mentorización o mentoring es un proceso por el cual un empresario o emprendedor que cuenta con años de experiencia se compromete en aconsejar y orientar a homólogos que están empezando o arrancando con sus startups o negocios. Normalmente esa actividad se prolonga durante un largo período y el mentor pone a disposición de la empresa mentorizada y su equipo su know-how, conocimientos y red de contactos sin ningún tipo de coste, simplemente por el placer de ayudar a otros de su ramo.

En los últimos tiempos el mentoring ha comenzado a tener su propia burbuja y parece que todo el mundo sea capaz de mentorizar a otros. Sin embargo, se está olvidando uno de los requisitos básicos de esta actividad: la necesidad de una carrera dilatada. Hoy quiero romper una lanza a favor de la mentorización por parte de mayores de 60 años y explicar por qué este tipo de profesionales pueden ser los mejores maestros y por qué conviene mezclarlos con jóvenes emprendedores. Estas son algunas razones:

  • Han vivido toda clase de situaciones.- Los profesionales de estas edades cuentan con treinta y hasta cuarenta años de carrera dirigiendo empresas o en puestos ejecutivos. Algunos han pasado por diferentes departamentos de una o varias empresas y, por lo tanto, pueden dar consejos no solo sobre cómo dirigir un negocio, sino sobre cómo vender, cómo contratar, cómo gestionar la logística, cómo hacer que las cuentas cuadren o cómo tratar con clientes y empleados. En definitiva, son veteranos ‘de guerra’ curtidos en mil batallas en el mundo empresarial. A diferencia de otros mentores más jóvenes, pueden entender de varios campos y tener una visión más generalista de las compañías.
  • Tienen paciencia.- Su extensa vida personal y laboral suele haber enseñado a los empresarios y directivos senior a cultivar su paciencia. Con gran parte del camino andado, tienden a tomarse las cosas con más tranquilidad y a otro ritmo. Eso no significa que no miren los números, los resultados o la productividad. Es importante que enseñen a los fundadores, sobre todo a los millennials, a trabajar esta cualidad y a manejar su tolerancia a la frustración. Su figura instruirá a los emprendedores en que no todo puede ser inmediato en este mundo de inmediatez.
  • Puede ser un camino a la jubilación.- La mentorización puede ser un complemento perfecto a su trabajo para esos directivos que superado los 60 y han adoptado un rol algo más secundario dentro de las compañías. Algunos pasan de convertirse en CEO o director general a presidente honorífico o asesor. Probablemente cuenten con más tiempo libre que otros directivos de cuarenta o cincuenta años y puedan aprovecharlo para aconsejar a los que comienzan.
  • Ayuda a la autorrealización.- Para los empresarios mayores de 60 que llevan toda una vida con sus negocios o lanzando compañías puede resultar una satisfacción tremenda ser referencia para otros y transmitirlos sus enseñanzas.
  • Aprenden enseñando.- Un profesional con seis décadas de vida puede pensar que lo ha visto todo en su carrera y que no tiene nada que aprender. Sin embargo, es común que durante el proceso de mentorización no solo enseñen, sino que también interioricen nuevas capacidades y aptitudes y mejoren en otras, como la comunicación, la gestión de personas, la empatía o la escucha. En definitiva, los empresarios senior que se pasan al mentoring acaban desarrollando una buena inteligencia emocional.
  • La mezcla intergeneracional da frutos.- Poner a profesionales que están a unos años de jubilarse junto a jóvenes emprendedores recién salidos de la universidad es una mezcla curiosa pero de la que salen muchas cosas positivas. Supone enfrentar dos formas de pensar, de vivir, de trabajar casi contrapuestas. De esta diversidad emergen sinergias y conexiones que no se esperaban y nacen relaciones sinceras y de cariño.

Pese a que no tengo tantos años de experiencia como los protagonistas de este post, en ocasiones, a nivel personal mentorizo proyectos que me parecen interesantes y ofrezco mi tiempo de manera gratuita. Para disfrutar de mi mentorización simplemente tienes que convencerme de que tu negocio merece la pena. Si deseas saber más, puedes ponerte en contacto conmigo a través del siguiente formulario.

mentoring

Mentorización por mayores de 60, un legado de oro para los jóvenes emprendedores
Valora este artículo