Comprar empresas en crisis, ¿locura o genial idea?

Cualquier inversor que se precie va a preferir participar en el capital de una startup o adquirir un negocio que sea rentable y proporcione beneficios. Que una sociedad aporte números positivos reduce el riesgo y supone apostar sobre seguro. Sin embargo, comprar empresas en crisis también tiene sus ventajas y son muchos los que se deciden por hacerse con compañías en esta situación. Hay expertos en este tipo de operaciones que incluso se atreven a comprar empresa en concurso de acreedores.

Este tipo de adquisiciones ha crecido durante los últimos años en los que muchas sociedades han sufrido la crisis económica y han tenido que cerrar. No niego que es una alternativa ‘difícil’ que puede conllevar mucho más trabajo, preocupaciones, cambios y un tiempo mayor de adaptación, pero que también puede compensar bastante si se hace bien.

comprar-empresa-en-concurso-de-acreedores

 

En muchos casos el problema de una compañía no está tanto en ella o en un mal endémico del sector en el que opera, sino en el equipo gestor. Una mala gestión puede conducir al negocio más fructífero a la deriva o incluso al concurso de acreedores y a la quiebra. La entrada de un nuevo empresario o directivo a una empresa en crisis supone siempre un soplo de aire fresco. Esta persona es capaz de ver necesidades o fallos que los anteriores no habían conseguido visualizar e incluso puede implementar nuevas ideas para mejorar los procesos y la comunicación en la plantilla, explorar nuevos acuerdos o negocios y eliminar gastos superfluos.

En cualquier caso, para asegurarse, antes de decidirse por comprar una empresa en crisis es recomendable encargar un due diligence o una auditoría para identificar cuáles son los problemas existentes y qué ha llevado a la organización a dicha situación. Esa información es fundamental para decidirse o no por una adquisición. Se trata de hacer un diagnóstico completo. Es como cuando uno va al taller y le dicen qué falla en su coche, en qué consiste la avería y por cuánto le puede salir la broma. Aquí deberás pedir la mayor transparencia posible a los dueños (como le harías al profesional de tu taller de confianza), algo necesario para saber las ‘reformas’ o reparaciones que tienes que hacer y evitar las cargas ocultas.

Algunas organizaciones se han ido a pique porque se han quedado sin liquidez. Otras han sufrido un revés por depender demasiado de un proveedor que también ha sufrido su crisis particular y no ha podido pagarles lo que les debía. Otras, en cambio, no han sabido reinventarse y han seguido empeñadas en hacer las cosas de la misma manera en la que lo han hecho siempre o se han resistido en dar el salto a las nuevas tecnologías y se han visto superadas por sus competidores. Tras las empresas en crisis, puede haber diferentes historias y, de la misma manera, diversas oportunidades.

Puedes adquirir compañías en liquidación de cualquier sector, pero un punto a favor será si la empresa opera en un mercado que dominas o en el que tienes experiencia. En ese caso, no necesitarás realizar un estudio de mercado y podrás saber rápidamente qué ha fallado con tu instinto y olfato. Es una ventaja porque ya dispondrás de una buena agenda de contactos de proveedores, clientes, etc necesarios para darle un nuevo giro a la sociedad.

Si la compañía que estás barajando adquirir se dedica a un sector que no conoces demasiado, investiga bien sobre él antes de tomar cualquier decisión. Es posible que los problemas de la empresa vengan porque el negocio al que se dedica esté en decadencia y esto afecte a todas las compañías dedicadas al ramo. Si hay un problema estructural o generalizado en un sector más que particular y te haces con un negocio dedicado a él será una especie de suicidio. A veces basta con observar y ser consciente de que algunos booms son muy efímeros.

Mi equipo en Dipcom Corporate y yo ayudamos tanto a comprar empresas en crisis como a adquirir negocios rentables. Nos encargaremos de llevar a cabo una auditoría global exhaustiva, en la que incluimos un inventario de los activos materiales, una revisión de las obligaciones financieras de personal y un análisis de la relación con los clientes. Estamos familiarizados en este tipo de operaciones: adquisición de negocios en crisis, comprar unidades productivas, comprar empresa en concurso de acreedores, etc. Para más información, puedes contactar directamente conmigo en el siguiente formulario.

Asesor para empresas en crisis

Comprar empresas en crisis, ¿locura o genial idea?
5 (100%) 2 votes