Cómo ser business angel y no claudicar en el intento

Cuando se habla del ecosistema del emprendimiento una de las palabras más nombradas es ‘business angel’. Estas figuras son clave para proporcionar financiación a las startups y ayudarles a alcanzar el siguiente nivel. Todos los emprendedores llaman a su puerta y les persiguen para que apuesten por sus proyectos ¿Pero qué son exactamente? ¿Dónde encontrarlos? ¿Cómo llega una persona a hacerse business angel? En definitiva, ¿Cómo ser business angel?

Según expresa AEBAN, la Asociación Española de Business Angels, un business angel es “un individuo que toma sus propias decisiones de inversión y que aporta su propio dinero, y en ocasiones su tiempo, a empresas no cotizadas promovidas por personas que le son ajenas”. El ángel normalmente aporta entre 25.000 y 300.000 euros (equity gap), sirviendo como una especie de puente entre el denominado FFF (Friends, Family and Fools) y las entidades de capital riesgo.

Respecto a estas últimas se diferencian en que aportan sus propios fondos, mientras las firmas de capital riesgo gestionan capitales de terceros. Al poner su capital personal, sus operaciones entrañan mayor riesgo que el de las firmas de capital riesgo y esa es la razón por la que también buscan apostar por startups que les proporcionen un alto retorno de la inversión.

No ocurre por norma general, pero algunos ángeles también aportan su tiempo además de dinero a las empresas emergentes. Son aquellos que deciden realizar tareas de mentorización para ofrecer consejos a los fundadores que estén arrancando. Incluso les dan acceso a su extensa red de contactos y les facilitan el networking.

En los últimos años han comenzado a proliferar las redes de business angels, organizaciones que sirven como punto de encuentro de los emprendedores que buscan inversión con los ángeles y que también sirven para proteger a los primeros. Estas asociaciones también tienen un papel fundamental en la difusión de la labor de los ángeles.

Un oficio con beneficio

Más que una profesión como tal, ser business angel es una forma de vida. No se estudia una carrera para convertirse en inversor ni hay un colegio oficial específico para proteger los derechos de este colectivo o velar por las buenas prácticas, aunque cada vez surgen más cursos y programas dirigidos a todas aquellas personas que quieren iniciarse como inversores en startups.

Algunos ejemplos son ESADE Business School que tiene un programa open, una “Escuela de Business Angels” orientada a inversores privados, directivos, empresarios, family offices y emprendedores que quieren iniciarse en este apasionante mundo. La escuela de negocios IESE, perteneciente a la Universidad de Navarra, también organiza algunos talleres de varias jornadas en Madrid y Barcelona un par de veces el año. Por otro lado, la Universidad Católica de Ávila ha impartido un curso de iniciación a la inversión que forma sobre cómo ser business angel. Este curso ser ha organizado junto con la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila.

Muchos de los business angel lo son por tradición familiar, ya que sus padres son inversores, personas acaudaladas o se han dedicado al mundo de la empresa o al capital riesgo. Pero también es muy común que los propios emprendedores en serie, que han levantado numerosas rondas de financiación y han tenido algún exit acaben dedicados a estas labores.

Según el informe de 2017 de AEBAN, la mayoría de estos profesionales cuenta con edades entre los 35 y los 54 años y son en su gran mayoría varones. Solo habría un 9% de mujeres dedicadas a la inversión particular. El 29% encuentra sus oportunidades de inversión a través de amigos o socios de negocios y un 26% las halla mediante las ya mencionadas redes de business angel. Asimismo, del documento de AEBAN se desprende que el 86% coinvierte con otros ángeles mientras un 44% cofinancia proyectos junto a fondos de venture capital. Por tanto, en la práctica el business angel aunque opere solo, no está tan solo a la hora de poner dinero.

Espero haberte ayudado a saber un poco mejor cómo ser business angel. En Dipcom Corporate asesoramos a business angels e inversores corporativos en la búsqueda de proyectos y startups disruptivos en las que invertir su capital de manera eficiente. Si estás interesado, puedes escribirme a través del siguiente formulario.

AEBAN

Cómo ser business angel y no claudicar en el intento
Valora este artículo