Ventajas del emprendimiento empresarial para profesionales senior

Los medios de comunicación asocian en muchas ocasiones la palabra ‘emprendedor’ a personas jóvenes que no superan los 30 años. Cuanto menor edad tenga el susodicho que ha decidido fundar una startup o montar un negocio parece que más mérito supone de cara a la galería. Se les adorna con conceptos e ideales como el talento, el futuro, la promesa, sin tener en cuenta que la ‘lozanía’ no tiene por qué ser un indicador necesariamente positivo en el mundo de los negocios.

La realidad es bastante diferente a la que se difunde en algunos medios. Los emprendedores españoles tipo son cada vez más mayores y están cerca de abandonar la treintena o acaban de entrar en la cuarentena. De acuerdo al Global Entrepreneurship Monitor 2016, la edad media de los emprendedores de nuestro país con proyectos en fase inicial es de 40,4 años. Además, un 31,5% del total se incluiría en la franja de entre los 35 a 44 años.

Es triste y preocupante, pero en el mercado laboral español las personas que superan los 40-45 años empiezan a estar vetadas. Solo hay que echar un vistazo a algunas de las ofertas que cuelgan los recruiters y las empresas de selección de personal, en las que directamente se descartan a candidatos con estas características.

Un profesional con un perfil de ejecutivo o de alto directivo puede tener más posibilidades, pero aun así tampoco está exento de pasar a formar parte de las listas del SEPE y ver como no se le proporciona una oportunidad laboral en meses o años. Y no hablamos ya de personas que tienen más de 50 años, que se topan con muchas más barreras y dificultades para encontrar trabajo y ganarse una jubilación digna.

Sin embargo, nunca hay que tirar la toalla. Nunca es tarde para montar algo propio. Las ventajas que reporta el emprendimiento empresarial a un profesional senior son numerosas.

  • No tener jefes más jóvenes. Muchos profesionales experimentados se siente frustrados y algo humillados porque llevan años haciendo lo mismo y sin promocionar, mientras personas más jóvenes escalan rápidamente en sus organizaciones (bien por disponer de una mayor formación de base o por contar con el favor de mandos superiores). Durante años han visto como tenían que reportar injustamente a profesionales con quince o veinte años menos. En el emprendimiento empresarial ellos pasar a ser sus propios jefes y pueden evolucionar constantemente, sin verse limitados por nada o nadie y sintiéndose autorrealizados. En este sentido, todo son ventajas.
  • Amplia red de networking. Los emprendedores jóvenes necesitan muchas veces de una aceleradora, un mentor o un inversor para que los faciliten el acceso a una red de contactos amplia o a determinados leads difíciles de conseguir. Por su poca experiencia laboral y escasa trayectoria profesional, no disponen de muchos contactos. Sin embargo, un emprendedor senior suele tener ese camino ganado. Las personas con años de experiencia en un sector han creado una agenda de proveedores, clientes, etc, de confianza y han labrado amistades que pueden ser claves para iniciar un negocio y hacerlo exitoso desde casi el principio.
  • Recuperar la ilusión. Muchos profesionales senior se aferran a un puesto de trabajo o a quedarse en una empresa determinada porque les proporciona estabilidad, seguridad y un resguardo económico para mantener a sus familias. Sin embargo, esto puede implicar pagar un algo precio. Cuando uno solo se deja llevar, se estanca y pierde la ilusión. Emprender puede ser una manera fantástica de recuperar esa pasión, haciendo lo que se quiere y como se quiere.
  • Conjugar vida profesional y personal. Otra de las ventajas que supone el emprendimiento empresarial es la flexibilidad. Cuando hablamos de fundadores senior es muy común que estén casados o hayan tenido hijos. Un buen emprendedor tiene la oportunidad de organizarse y gestionar su tiempo para llevar a sus niños al colegio y recogerlos, asistir a sus padres ancianos si es necesario o acompañar a su pareja al médico. El teletrabajo ocasional o con cierta periodicidad puede ayudar a todo esto. Aun así, hacerse emprendedor puede ser tan esclavo como desempeñar algunos trabajos por cuenta ajena y suponer constantes viajes internacionales y jornadas laborales interminables. Eres tú, el empresario, quien tiene que mantener el equilibrio y no olvidarse nunca de aquellos que le quieren.
  • Gran experiencia. Haber dedicado tantos años de tu vida a una empresa incluso aunque no fuera la tuya (ni estuvieras involucrado en su dirección o gestión) también te ha servido para ver los errores que se pueden cometer, los factores que pueden llevar al fracaso.  Además, los emprendedores senior que se ven abocados a iniciar una actividad empresarial tienen ese saber estar, prudencia y humildad que muchas veces se echa en falta en los fundadores más jóvenes que no han pasado por un trabajo por cuenta ajena y han salido de la universidad con la palabra CEO en la boca.

asesoramiento-estratégico-a-emprendedoresEn Dipcom Corporate no nos importa la edad que tengas. Si eres emprendedor podemos ayudarte y aconsejarte para que escales tu negocio. También te facilitamos acceso a financiación y capital. Si estás interesado, contacta conmigo a través del siguiente formulario.