Qué es el emprendimiento solidario

Emprender es la palabra de moda. Desde diversos foros se presenta el emprendimiento como la mejor forma de triunfar en la vida, de desarrollarse profesionalmente o simplemente de tener un trabajo. Aunque el emprendimiento también es una vía para el altruismo.

Esta dimensión altruista se manifiesta claramente en el emprendimiento solidario. Este consiste en crear empresas y organizaciones cuya actividad revierte en beneficio de la comunidad en la que se ponen en marcha.

En cierta medida, se parece al emprendimiento social, aunque este último aspira más bien a resolver algún problema de la sociedad, mientras que el emprendimiento solidario se dirige directamente a elevar el bienestar económico y social de sus asociados o de una comunidad.

Tras hacernos una idea de qué es el emprendimiento solidario, veremos qué hay que hacer para llevarlo a cabo. En primer lugar, es necesario tener una idea de negocio clara, unos objetivos definidos y contar con una oportunidad de mercado. También es preciso desarrollar aptitudes y experiencia antes de dar el salto y disponer de los recursos económicos necesarios.

Dificultades y viabilidad

Hasta aquí, hay pocas diferencias con otros tipos de emprendimiento. Pero los emprendedores solidarios se encuentran con obstáculos extra. Fundamentalmente la dificultad para financiarse, relacionada con la falta de confianza de los inversores. Al fin y al cabo, muchos desconocen qué es el emprendimiento solidario. Tampoco ayuda el carácter intangible de algunos beneficios de la empresa. Además, el retorno de la inversión suele llegar más tarde que en una startup tradicional. Por ello, los emprendedores solidarios deben contar con una dosis añadida de ilusión y compromiso.

Una vez que todo esto queda claro, el primer paso es poner en común los objetivos de los fundadores. A continuación, precisar las necesidades de la comunidad a las que dará respuesta la empresa y a quiénes se quiere beneficiar. Delimitar el campo de actuación y los requisitos financieros, administrativos y legales de la empresa también es clave.

Con estas ideas, se debe evaluar la viabilidad del proyecto. Es posible que, a pesar de sus beneficios para la comunidad, no pueda ser rentable, por lo que la forma de empresa solidaria no sería la más adecuada. Si la empresa es viable, habrá que proceder a la constitución de la entidad.

¿Cómo funciona una empresa solidaria?

El funcionamiento de una empresa solidaria también marca la diferencia con una compañía tradicional. Debe basarse en los principios de participación democrática, igualdad de derechos y obligaciones de sus socios y una estructura más abierta, participativa y flexible.

Respecto al ámbito de actuación, el emprendimiento solidario abarca muchos campos. Los más habituales son educación, medicina, discapacidad, ocio inclusivo, cooperación, cultura y medio ambiente. Es habitual, por último, que las empresas solidarias se agrupen social y económicamente con entidades afines. De esta manera, crean una red capaz de generar riqueza social allá donde se desarrolle genera un beneficio bidireccional, pues repercute en la sociedad de manera directa.

asesoramiento-estratégico-a-emprendedores¿Estás pensando en montar una empresa solidaria o cualquier otro tipo de negocio? Si te preocupa la viabilidad del proyecto, en DIPCOM CORPORATE podemos ayudarte. Poseemos una amplia experiencia en el asesoramiento a todo tipo de emprendedores. Te invito a ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto.