Coach VS mentor, ¿qué los diferencia en una startup?

El mundo de las startups y los emprendedores se ha convertido en una burbuja en la que salen mentores y coachs por todas partes como si fueran champiñones. Numerosos profesionales se venden como tal en sus perfiles de redes sociales solo para conseguir clientes y aprovechar el auge de estas palabras de moda y de todo aquello que huela a emprendimiento.

Quizás por ello, los términos se confunden entre sí cada vez más y se utilizan como sinónimos en muchas ocasiones. Hay una base real para el equívoco, puesto que tanto el coaching como el mentoring se basan en proporcionar consejo, guía y orientación a aquellos fundadores que están arrancando sus negocios o adentrándose en un nuevo sector.

el-mentor

Con el fin de evitar más confusiones en este post nos hemos marcado como objetivo aclarar el significado de los dos conceptos y enfrentar coach vs mentor. Estos son algunos de los aspectos que distinguen a ambas figuras:

  1. Experiencia laboral- Como comentábamos en el blog hace un par de semanas, un mentor es alguien que cuenta con una determinada trayectoria como empresario y decide aconsejar a otros que están comenzando. El coach, sin embargo, no tiene obligatoriamente por qué haber sido empresario o emprendedor aunque sí puede tener experiencia como tal.
  2. Enfoque- El mentor puede ofrecer una orientación más relacionada con el mundo de los negocios o aconsejar hacia dónde debe ir una compañía en base a su vivencia personal. El mentor, por su parte, suele estar más enfocado en la persona, en el emprendedor. Su principal misión es ayudar a éste a descubrir qué aspectos de su personalidad debe potenciar para tener éxito y ser consciente de cuáles están frenándolo. El coach impulsa el aprendizaje de nuevas habilidades y capacidades y mejora las competencias del individuo o los individuos de la organización.
  3. Tiempo de acompañamiento- La colaboración entre los emprendedores y los mentores suele ser de larga duración. Ambos caminan juntos durante años y establecen una relación de confianza. Los mentores se comprometen con las empresas y les asesoran en reuniones, llamadas o a través de consultas periódicas por correo electrónico. En el caso de los coachs, el vínculo es mucho más efímero. El proceso de coaching se lleva a cabo durante horas, días o semanas y en un período de tiempo concreto y pactado.
  4. Elaboración de las preguntas- Las interacciones entre emprendedores y mentores se basan en las cuestiones que les trasladan los primeros y la contestación que les ofrecen los segundos. En el coaching los coachs son los que realizan las preguntas a los fundadores y a través de ellas los últimos llegan al autoconocimiento. Aquí son los emprendedores los que hallan sus propias respuestas.
  5. Amplitud de temas- Un coach suele trabajar un tema o una tarea concreta para solucionar un problema o mejorar el rendimiento de una persona o grupo de personas. En el caso de los mentores, estos directivos aportan una perspectiva más multitarea y multidisciplinar. Su meta es que los jóvenes empresarios se desarrollen personalmente y profesionalmente a lo largo del tiempo. Están ahí para las dificultades que vayan surgiendo a medida que sus proyectos, negocios o startups evolucionan.
  6. Coste- Los emprendedores suelen contratar a coachs previo pago. Puede haber excepciones pero es una figura externa que proporciona un servicio a cambio de una retribución económica y con una factura de por medio. No ocurre lo mismo con los mentores, que en su mayoría ayudan a los emprendedores que arrancan sin pedirles nada a cambio, solo por el placer de ayudar a quienes están viviendo lo que ellos ya vivieron o porque se sienten identificados de alguna manera con los fundadores. Por supuesto, aquí también hay excepciones y es posible toparse con mentores que reciben alguna cantidad, aunque no sea directamente de los emprendedores (puede ser de aceleradoras) o que reclaman un porcentaje de equity por su labor.

Coach vs mentor, ¿cuál es mejor?

No puede decirse en ningún caso que una de estas figuras sea mejor que la otra. Todo dependerá de las necesidades del proyecto y las personas que lo hayan puesto en marcha. Por ejemplo, hay emprendedores en serie y compañías que ya llevan cierto recorrido y no necesitan recibir consejos sobre experiencia empresarial. Sin embargo, sí que pueden requerir de un coach que le saque los puntos fuertes a cada miembro del equipo o que ayude a los fundadores a motivarse si están pasando por una mala temporada.

En Dipcom Corporate no somos coachs, pero sí podemos ayudarte como mentores, guiándote en tu proyecto y ayudándote a que obtengas capital, financiación o inversores. A nivel personal, en ocasiones mentorizo proyectos que me parecen interesantes y ofrezco mi tiempo de manera gratuita si logras convencerme de que tu negocio merece la pena. Si estás interesado puedes escribirme a través del siguiente formulario.

mentoring