Fintech e insurtech. Que comparten y en que se diferencian

Hace unos días hablábamos de las nuevas empresas que aplican la tecnología a los servicios financieros. Conocidas como fintech, suponen un soplo de aire fresco en el panorama bancario. Paralelamente, han surgido compañías que parten de una base similar –aprovechar las innovaciones tecnológicas- y la aplican a servicios de seguros: las empresas insurtech.

Teniendo en cuenta que muchas entidades bancarias tienen filiales aseguradoras y que algunos servicios bancarios y de seguros se complementan, hay a veces cierta confusión entre el fintech y el insurtech. Aquí explicaremos una serie de semejanzas y diferencias entre fintech e insurtech, de cara a dejar claro a cuáles tenemos que recurrir en función de nuestras necesidades.

  • Semejanza 1: Tecnología.

Tanto el fintech como el insurtech existen gracias a las nuevas tecnologías. El big data, los blockchains, la computación en la nube o la conectividad móvil son parte fundamental de ambos servicios. Que además se benefician de la popularidad de estas tecnologías, sobre todo entre los más jóvenes.

  • Semejanza 2: Agilidad.

Fintech e insurtech comparten la gran ventaja de poder conectarse a sus plataformas desde cualquier lugar y en cualquier momento. La omnicanalidad y la facilidad de uso son tan útiles para gestionar las finanzas como para seguir la evolución de un siniestro desde el móvil.

  • Semejanza 3: Reto para las firmas tradicionales

Tanto los bancos como las aseguradoras tradicionales han visto con preocupación la irrupción de estas nuevas compañías. El riesgo de perder clientes se combina con la necesidad de adaptarse a las posibilidades de la tecnología. En este sentido, cada vez son más los bancos y aseguradoras que invierten en startups fintech e insurtech, o firman acuerdos de colaboración con ellas.

  • Diferencia 1: Enfoque

Sin duda, la mayor diferencia entre las empresas fintech e insurtech es el tipo de servicios que ofrecen. Las primeras permiten hacer pagos electrónicos, invertir en Bolsa, gestionar las finanzas personales o de la empresa u obtener financiación por medios alternativos. En cuanto a las empresas insurtech, ofrecen comparación de seguros, permiten contratar online pólizas de hogar, automóvil o salud, y predicen riesgos para las compañías aseguradoras.

  • Diferencia 2: Economía colaborativa

La relación de las empresas insurtech con las nuevas formas de economía colaborativa es más estrecha que la de las fintech. Hasta el punto de que existen plataformas especializadas en asegurar los desplazamientos en Uber o BlaBlaCar, los alojamientos por Airbnb u otros servicios prestados por horas o compartidos entre varios usuarios.

  • Diferencia 3: Expansión

Las empresas fintech han vivido un desarrollo lento pero sostenido, que se ha acelerado en los últimos tres años. Un proceso en el que ha abierto camino en términos de promoción, confianza entre los consumidores y regulación. Este camino está siendo aprovechado por las insurtech, que están expandiéndose a mayor velocidad que las fintech. Como muestra: las insurtech startups captaron en cuatro años (entre 2011 y 2015) el mismo volumen de inversiones (2.500 millones de dólares) que las empresas fintech tardaron siete años en conseguir (de 2006 a 2013). Y según CB Insights, las inversiones en firmas insurtech superaron en 2016 los 1.700 millones de dólares al año.

No olvidéis que podéis contar conmigo y con me equipo de profesionales en la mentorización y aceleración de tu startup; ya sean fintech e insurtech startups o de cualquier otro sector. Te invito a ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de este blog.

mentoring