5 consejos para dar el salto al mundo de la mentorización

La mentorización, mentoría o mentoring es uno de los aspectos más bonitos del mundo de los emprendedores. Aunque el concepto se ha extendido y diluido mucho, (a veces se confunde con el coach o se usa por profesionales que no tienen nada que ver con él) el mentor suele ser una persona con tradición empresaria o emprendedora con años de experiencia que aconseja a otros que están empezando o arrancando sus negocios.

Los mentores ponen a disposición de los emprendedores su experiencia, conocimiento y también su red de contactos. En ocasiones su intervención es decisiva para que una startup pueda escalar. Orientan y aconsejan a los fundadores o directivos tanto en el ámbito profesional como en el personal y establecen una relación de confianza con éstos a largo plazo. Son una especie de maestros o hermanos mayores que resuelven dudas o comparten sus vivencias a quienes todavía les queda mucho camino por recorrer.

Si tienes una dilatada carrera como empresario a tus espaldas o eres un emprendedor en serie y te apetece o crees que es el momento de dar el salto a la mentorización, te ofrecemos una serie de consejos que resultarán útiles:

  1. Busca sinergias- Es importante que no aceptes todos los proyectos que te entran o te proponen. Para que tu experiencia como mentor resulte útil y a ti te llene, debe haber cierta afinidad con los empresarios o con el tipo de negocio que han creado. Por su bien y por el tuyo, deberás filtrar y elegir aquellos proyectos que te resulten interesantes, tengan relación con las iniciativas que has puesto en marcha en el pasado o estén enmarcados en segmentos en los que tienes contactos y experiencia. El éxito de una mentorización empieza desde la base, con una correcta alineación.
  2. Mantén el compromiso- Los buenos mentores son los mentores comprometidos, no aquellos que nunca están disponibles o que se dedican a aconsejar a los emprendedores con emails de dos líneas de texto. Visítalos, llámalos por teléfono o charla un rato por Skype todas las semanas si puedes. Intenta sacar tiempo para ellos y reservarlos al menos 1 o 2 horas por semana. Ten en cuenta que una mentorización de una startup implica una relación larga y con una retroalimentación constante. La regularidad es la clave. Hazles ver que pueden contar contigo y que te importa lo que te puedan contar o consultar.
  3. No pidas mini-yos- La afinidad es importante, pero debes entender que cada emprendedor es único y no puede ser un clon tuyo o una especie de alumno que siga tus pasos a pies juntillas. Solo transmitirás tu experiencia y buen hacer, no tu ADN. Tú les enseñarás cómo volar, pero cada uno tendrá un estilo de vuelo y ejecutará sus propias acrobacias. Mejor que seas halcón peregrino que va y viene cuando le necesitan a que seas mamá pato.
  4. Comparte tus errores- Ser mentor no va solo de presumir o tirarse faroles. Los fundadores valoran que seas sinceros con ellos. Si has errado o te has equivocado a lo largo de tu carrera, cuéntalo, explícalo. ¿Qué hiciste mal? ¿En qué fallaste? ¿Dónde metiste la pata? Sin duda, será un aprendizaje muy valioso para todos aquellos jóvenes que están empezando. Puede que tu testimonio les frene a tomar ciertas decisiones o a frecuentar compañías que no deben.
  5. No te frustres- Si te implicas mucho con un proyecto corres el riesgo de cogerle cariño a sus fundadores y a la compañía. Es normal que eso ocurra, pero lo sano es que también te mantengas algo al margen para que el devenir de la empresa no te afecte. Incluso puedes llegar a sentirte culpable si finalmente la startup no consigue una masa crítica interesante, financiación o proyección internacional y acaba cerrando. No te olvides de esto: Nunca será culpa tuya. Tú solo ofreces orientación, pero las decisiones las toman los emprendedores y directivos. Hay múltiples factores por los que una empresa emergente fracasa. Un proyecto se puede ir al garete pese a tener a los mejores y más motivados mentores.

A nivel personal, en ocasiones mentorizo proyectos que me parecen interesantes y ofrezco mi tiempo de manera gratuita si logras convencerme de que tu negocio merece la pena. Si deseas saber más puedes ponerte en contacto conmigo a través del siguiente formulario.

mentoring