Conoce la fiscalidad del crowdfunding

Ya hemos hablado del crowdfunding y de cómo preparar una campaña para obtener  financiación a través de este medio. Si todo va bien y la campaña resulta exitosa, sus promotores obtendrán el capital necesario para su empresa, proyecto o producto. Pero como sucede con cualquier otra fuente de ingresos, Hacienda no es ajena al crowdfunding y reclamará la parte correspondiente a los impuestos.

A diferencia de otras fórmulas de ingresos, el crowdfunding no tiene una legislación fiscal específica a nivel estatal. Pero sí le son aplicables diversas normativas. La fiscalidad del crowdfunding variará en función del tipo de financiación colectiva elegido (donación, recompensa, préstamo o inversión).

crowdfunding-inversión

1.- Crowdfunding de donación

La fiscalidad del crowdfunding de donación, en el que no hay ninguna contraprestación al donante, se rige por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones si el receptor es una persona física. Si es una empresa, al ser una entidad con ánimo de lucro, el donante no podría deducirse esa cantidad en su declaración de la Renta.

2.- Crowdfunding de recompensa

En el caso del crowdfunding de recompensa, en el que a cambio de la aportación del patrocinador se ofrece un producto (normalmente una unidad del producto objeto de la campaña), estaríamos ante una situación similar a la de una venta. Por ello, es preciso declarar el IVA repercutido al inversor. Y en caso de que existan costes de producción, también el IVA soportado por el titular del proyecto.

3.- Crowdfunding de préstamo

Si la campaña solicita un préstamo para poner en marcha el proyecto o lanzar un producto, el receptor se encuentra ante la obligación de devolver el dinero aportado, más unos intereses. Ambos conceptos son gastos deducibles. En el caso de que sea una persona física, lo hará en su declaración de IRPF. Y si es una empresa lo podrá hacer en la declaración del Impuesto de Sociedades. En el caso del patrocinador, los intereses recibidos se consideran una ganancia patrimonial, que deberá integrarse en la base imponible del ahorro dentro de su declaración de la Renta.

4.- Crowdfunding de inversión

Más compleja es la fiscalidad del crowdfunding de inversión o equity crowdfunding. La aportación de capital a cambio de acciones o participaciones en la empresa está sujeta a los impuestos de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

En el momento de comprar las acciones, el inversor disfrutará de una reducción del 20% del coste de adquisición en su declaración de IRPF. Eso sí, siempre que la empresa en la que invierte sea una sociedad limitada o anónima y ejerza una actividad económica. Al vender las participaciones, la ganancia o pérdida patrimonial deberá incluirse en la declaración de la Renta.

Si la recompensa es un reparto de dividendos, la empresa deberá realizar la retención correspondiente, de entre el 19% y el 23%, y declararla. El inversor debe incluir esos ingresos en su declaración de la Renta.

Por último, hay que tener en cuenta que la Ley 5/2015 de fomento de la financiación empresarial  establece un límite de inversión de 3.000 euros por empresa y 10.000 por plataforma y año. Este límite se aplica únicamente a los inversores no acreditados, esto es, pymes y personas físicas con rentas anuales inferiores a 50.000 euros.

Recomendamos, por tanto, a los beneficiarios de una campaña conocer bien la fiscalidad del crowdfunding para poder cumplir con las obligaciones fiscales derivadas. Además de evitar problemas con Hacienda, les permitirá informar con transparencia a aquellos que sufraguen su proyecto.

Si estás pensando en lanzar un proyecto y necesitas más información sobre tus obligaciones fiscales, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del siguiente formulario. Puedo ofrecerte asesoramiento especializado. Mentorizo y acelero startups y proyectos en fase inicial o de crecimiento.

mentoring

Conoce la fiscalidad del crowdfunding
Valora este artículo