¿Qué es un fintech y cómo afecta a las formas de financiación tradicional?

En los últimos años, la revolución tecnológica ha dado un salto desde los sectores tradicionales de Internet –búsquedas, comercio electrónico, entretenimiento online…- a nuevos mercados que están viendo como las nuevas tecnologías introducen modelos de negocio y compañías distintas a las tradicionales, llegando a transformar el propio sector. Es el caso de los alquileres, del transporte urbano y también de un campo tradicionalmente tan complicado para los emprendedores como el financiero. Es aquí donde trabajan las startups fintech.

Surge en primer lugar la pregunta: ¿qué es un fintech? Etimológicamente, es la contracción de financial technology, tecnología financiera o tecnología aplicada a los servicios financieros. Es un término bastante amplio, de hecho cada vez más amplio, que incluye aplicaciones de gestión de las finanzas personales, pagos electrónicos, inversión en Bolsa online, oficinas virtuales de entidades bancarias o financiación alternativa, por citar sólo las más relevantes.

Para ser exactos, el fintech no es un fenómeno de ahora mismo. Las primeras empresas de tecnología financiera surgieron hace ya una década, como SagePay y Xoom. Pero ha sido en los últimos tres años cuando las startups fintech han vivido su boom. Muchas nuevas empresas del sector han nacido en estos años y otras han disparado su actividad, como Stripe, Coinbase, Indiegogo o la española Kantox.

Ventajas para mi empresa

Tras preguntarnos qué es un fintech, llega lógicamente el interés por la forma en que estas nuevas compañías pueden suponer una oportunidad para los empresarios de otros sectores. Y la respuesta es doble: por un lado, agilizando la gestión financiera; por otro, facilitando la financiación.

En el primer caso, las startups fintech tienen por lo general una visión más innovadora que los bancos tradicionales, más reacios a adoptar las nuevas tecnologías. Factores como la conexión desde cualquier lugar y en cualquier momento, la omnicanalidad o la facilidad de uso de sus servicios son ventajas importantes respecto a los servicios bancarios de siempre. Hasta el punto de que algunos bancos de primer nivel, conscientes del potencial de esta revolución financiera, se han sumado a ella, apostando con fuerza por la digitalización, la banca electrónica y las aplicaciones… y comprando startups.

startups-fintech

Fintech y financiación

Otro efecto positivo se da en la financiación. En España, la falta de crédito fue una de las peores consecuencias de la crisis. Una situación que ha facilitado el auge de vías alternativas de crédito. El crowdfunding –o financiación colectiva- fue la primera en expandirse a través de Internet, con plataformas tan populares como Kickstarter e Indiegogo. Pero también hay fórmulas más sofisticadas, que conjugan mejor los intereses de empresas e inversores, como el crowdlending.

El crowdlending consiste en préstamos de personas a empresas, sobre todo pymes, a través de una plataforma online. Destaca por ofrecer un interés mayor y un menor riesgo a los inversores, y un coste de financiación menor a las compañías. Plataformas como Lendix, Zencap, Loanbook o MytripleA acumulan millones de euros en préstamos y cientos de empresas financiadas.

En resumen: no sólo es interesante conocer qué es un fintech, sino ser consciente de las posibilidades que abre para nuestra empresa, tanto a la hora de agilizar la gestión de nuestras cuentas como para obtener capital de una forma más accesible y menos onerosa que a través de las formas de financiación tradicional.

Si la financiación es precisamente una de tus preocupaciones, te recordamos que en DIPCOM CORPORATE disponemos de diferentes formas de soporte financiero para todo tipo de empresas y proyectos innovadores. No dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto.

¿Qué es un fintech y cómo afecta a las formas de financiación tradicional?
Valora este artículo