Ideas de emprendimiento social que te ayudarán a inspirarte

Los emprendedores sociales montan negocios o startups en los cuales el principal objetivo es satisfacer alguna de las necesidades de la sociedad. Es la máxima expresión de esa teoría que dice que los emprendedores se diferencian de los empresarios en que ponen en marcha proyectos para mejorar el mundo que les rodea.

Para algunos inversores este tipo de compañías no parecen tan atractivas como otras empresas, porque en muchos casos los beneficios que generan son más intangibles que tangibles y porque, por lo general, el retorno de la inversión que ofrecen se demora bastante más que en el resto de startups. Quizá por ello un 66% de los emprendedores sociales piensen que la falta de financiación es el principal freno que tienen en la puesta en marca de sus iniciativas, según un estudio realizado por la Aceleradora Mentor Day durante la pasada Semana de la Aceleración de Startups Sociales en Santa Cruz de Tenerife.

Sin embargo, el emprendimiento social y la ética dentro de las organizaciones también pueden resultar rentables. La clave está en no pensar en que una startup social es una ONG. Hay que encontrar el equilibrio entre el negocio y el objetivo social, es decir, entre la obtención de un beneficio económico y las metas de mejora de la sociedad.

Grupo 5 lleva ya un par de años convocando sus premios G5 Innova, que buscan y dan a conocer las mejores ideas de emprendimiento social. El próximo 3 de octubre se celebra su IV edición. En las anteriores resultaron galardonadas tres startups muy interesantes.

El primer año la vencedora fue Visualfy, una plataforma internacional creada por personas sordas y oyentes y dedicada al desarrollo de software y tecnología accesible para personas con problemas auditivos. En 2016 fue Lazzus la que conquistó al jurado. Esta aplicación móvil para iOS y Android permite a personas invidentes o con discapacidad visual saber lo que tienen a su alrededor cuando van por la calle, gracias a indicaciones auditivas. Insulclock se llevó los premios G5 Innova en la pasada edición. Se trata de un dispositivo para diabéticos que se comunica mediante una app con smartphones y otros gadgets y es capaz de monitorizar las tomas de medicación en cantidad y tiempo.

startup

Invirtiendo en startups sociales

Hay otras muchas ideas de emprendimiento social que merecen la pena y que son perfectamente invertibles. En este sentido hay que mencionar a la Bolsa Social, una plataforma para apoyar económicamente a proyectos de este tipo, o como se definen ellos mismos, “una comunidad de empresas e inversores con impacto positivo”. Se trata de un espacio en el que se pueden encontrar iniciativas sociales a tener en cuenta que buscan financiación y que disponen de su correspondiente plan de negocio (fase semilla) o modelo de negocio en ciernes (fase growth).

Indagando en La Bolsa Social nos topamos con Mercatrace, una herramienta que da la posibilidad al consumidor de rastrear el recorrido de los alimentos que acaban en su casa, desde su origen a la cesta de la compra. Farmidable, por su parte, elimina los intermediarios y une a los productores y agricultores con los usuarios, basándose en comunidades naturales de consumo. La startup que más capital ha conseguido en la web es WhatsCine, levantando 300.000 euros de fondos. Utilizando tres sistemas de accesibilidad, audiodescripción, lengua de signos y subtitulado adaptado y mediante apps, Whatscine da la oportunidad a que todo el mundo pueda disfrutar del cine y la televisión, con “independencia e igualdad”.

Estos son solo algunos ejemplos de ideas de emprendimiento social, pero el único límite está en tu imaginación. Si estás decidido a crear tu propia startup social en Dipcom Corporate podemos ayudarte. Somos especialistas en poner en marcha negocios y en mentorización. Además, te facilitamos el acceso a financiación e inversores. Contacta conmigo a través del formulario de contacto si quieres más información.