Ponga un consultor estratégico al frente de su pyme

Hace algún tiempo ya os expliqué cuándo y por qué deben las empresas acudir al interim management, una solución que consiste en fichar a un perfil directivo para llevar a cabo una tarea concreta (desarrollar un nuevo negocio, acceder al mercado exterior o sustituir a algún ejecutivo que se encuentra de baja) y durante un tiempo determinado (en el 65% de los casos, inferior a un año). Pues bien, en los últimos tiempos la figura del interim manager está ganando peso en España en el segmento de la pyme bajo la forma del consultor estratégico.

Y lo está haciendo porque, entre otras cosas, la Asociación de Interim Management (AIME) y la CEOE han lanzado un programa de recolocación temporal de directivos cuyo objetivo es que las pymes se beneficien de la experiencia de estos ejecutivos. Se trata de una fórmula que beneficia a las dos partes, ya que permite a las empresas pequeñas acceder a un perfil que de otro modo difícilmente se podrían permitir, mientras que el directivo sigue ejerciendo su labor de forma autónoma, como consultor estratégico, y habitualmente tras haber dejado sus funciones en una compañía más grande.

¿Cómo son estos profesionales?

Según los datos proporcionados por la AIME, el consultor estratégico que hoy opera en España tiene una edad media de entre 45 y 55 años, siendo mayoritariamente hombres (nada menos que en el 85% de los casos). Además, su formación académica incluye la realización de algún programa de posgrado y entre sus principales cualidades destacan el gusto por la innovación, la facilidad para resolver todo tipo de problemas y, sobre todo, su elevada experiencia en el mundo empresarial.

Aunque cualquier tipo de empresa puede recurrir en un momento dado a los servicios de un consultor estratégico, lo más habitual en nuestro país es que lo hagan compañías del sector industrial, los bienes de consumo, la tecnología o las telecomunicaciones. Y en función de las responsabilidades que le asignen, así será la retribución de este ejecutivo interino: lo normal es que sus emolumentos superen los 100 euros diarios (hay que tener en cuenta que cobran por cada día efectivo trabajado), pudiendo llegarse a cantidades mucho más elevadas cuando se trata de cargos de máxima responsabilidad.

¿Qué tareas desarrollan?

Un consultor estratégico que asuma las funciones del director general de una empresa podrá recibir el encargo de reorganizar la compañía, efectuar ajustes en su plantilla, diseñar un plan de viabilidad e incluso renegociar sus deudas. Pero también se le pueden asignar atribuciones más específicas, que en situaciones normales corresponderían a un responsable financiero, de estrategia o incluso de marketing. Esto abarca desde ocuparse de la gestión económica de la compañía hasta poner en orden sus cuentas, pasando por detectar nuevas oportunidades de negocio o incluso diseñar un plan de comunicación.


En Dipcom Corporate ofrecemos un servicio combinado de consultoría estratégica a través de interim management y asesoría para empresas en crisis. Si quieres conocer más detalles sobre estas fórmulas no dudes en contactar conmigo a través de este formulario de contacto. Contamos con un equipo disciplinar y diferentes opciones de contratación.

Conócenos a nosotros y a nuestros servicios de interim management también a través de los siguientes links:

Interim-management