Las empresas sostenibles atraen a las nuevas formas de financiación

Esta semana se han hecho públicas las 320 compañías que forman parte de la edición de este año del prestigioso Dow Jones Susainability Index (DJSI), un ranking que reconoce a las empresas de todo el mundo que tienen un mejor desempeño en materia de gobierno corporativo y de responsabilidad social y medioabiental. Y como viene siendo habitual en los últimos años, España cuenta con una nutrida representación en el índice, de hasta 15 grupos empresariales.

Uno de los aspectos más llamativos de este año es que varias compañías de nuestro país son las empresas más sostenibles de sus respectivas industrias. Son los casos de Inditex en el sector del retail, Amadeus en el de los servicios tecnológicos, Red Eléctrica Española en el de las utilities, Gas Natural en el de las gas utilities y Enagás en el del transporte y almacenaje de petróleo y gas. Y a estas firmas se suman otras que también han sido incluidas en el índice, en sectores como la banca (Bankia, CaixaBank y Santander) o la construcción (Ferrovial e Indra).

sostenibles

La sostenibilidad ya no es cosa de multinacionales

Sin embargo, el compromiso de las compañías españolas con la sostenibilidad no se reduce a los grandes grupos multinacionales, sino que cada vez hay más pymes que se transforman en empresas sostenibles o, directamente, nacen como tales. Y una de las principales razones para hacerlo son las ventajas que este tipo de organizaciones encuentran para encontrar financiación, ya sea a través del crowdfunding o de los denominados inversores sociales, quienes financian a estas empresas sostenibles e incluso se convierten en suscriptores de las mismas.

En ambos casos, cada grupo de inversores aportan de media unos 200.000 euros por proyecto y duran unos cinco años, lo que permite a las empresas sostenibles empezar a dar sus primeros pasos. Pero para que un proyecto empresarial consiga atraer el interés de estas fórmulas de financiación no basta con que tenga una política respetuosa con el medio ambiente, la sociedad o el buen gobierno corporativo, sino que debe ser viable y rentable, con potencial para crecer y con un impacto positivo fehaciente en la sociedad que además debe poderse medir de algún modo.

Sectores que más interesan a los inversores

Hasta hace algunos años, la mayor parte de las iniciativas impulsadas por las empresas sostenibles españolas estaban relacionadas con las energías renovables y otras alternativas encaminadas a reducir su huella hídrica o de carbono. Sin embargo, cada vez hay más proyectos empresariales que persiguen un impacto social, lo que abarca desde mejorar las condiciones de vida y la educación de colectivos desfavorecidos hasta llevar Internet a las zonas rurales. Y el campo de la salud es otro de los que más inversión social atrae. Algunos ejemplos son las startup que utilizan la impresión 3D para crear prótesis o las que están desarrollando metodologías genéticas de precisión.


Si perteneces a uno de esos inversores interesados en empresas de impacto social o medioambiental o incluso si gestionas una startup de este tipo y necesitas apoyo profesional y especializado, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto. En Dipcom Corporate somos expertos en impulsar startups. Asesoramos a emprendedores que quieren incluir sus proyectos empresariales en programas de aceleración. También lideramos la búsqueda de inversores y financiación.

mentoring

Valora este artículo