El emprendimiento en España ya no es cosa de novatos

Hasta hace unos pocos años, el emprendimiento en España era la última de las soluciones laborales para la mayoría de los perfiles profesionales, educados desde niños en la cultura del trabajo por cuenta ajena. Sin embargo, factores como la crisis y el desempleo, unidos al boom de las startup tecnológicas y a un cambio cultural que ha acabado con nuestra tradicional aversión al riesgo están produciendo un cambio social muy profundo.

Así se desprende del Mapa del Emprendimiento en España 2017, elaborado por Spain Startup-South Summit, que destaca que 6 de cada 10 emprendedores hacen lo que soñaron que harían cuando eran pequeños, es decir, emprender en España. Y además lo hacen muy bien, ya que el estudio destaca que cada vez menos startup fracasan (más o menos la mitad de las que se crean), mientras que solo el 29% terminan vendiéndose a otros emprendedores. Se trata, en ambos casos, de cifras más bajas que las que recogía este informe en su edición de 2016.

Además, cada vez más startup de nuestro país consiguen alcanzar las fases de maduración, o lo que es lo mismo, cumplir tres o más años de vida. Y esto, obviamente, se traduce en las cuentas de resultados, hasta el punto de que alrededor del 15% de los proyectos empresariales creados en los últimos años ya están generando ganancias (un Ebitda positivo) y cuentan con una facturación anual media de entre 150.000 y 500.000 euros.

startup

El nuevo perfil del emprendedor español

Todas esas cifras son el resultado de la consolidación de la figura del emprendedor en serie (habitual en los países anglosajones), que destaca por su gran experiencia a la hora de emprender en España y por su elevado nivel de profesionalización. Según el estudio de Spain Startup-South Summit, se trata de perfiles procedentes de las ingenierías y las ciencias sociales, que en la mayoría de los casos (el 57%) montan su propio negocio tras haber trabajado para otras empresas previamente.

Así pues, la principal razón por la que cada vez más personas deciden lanzarse al emprendimiento en España no es por escapar del paro (esto sólo sucede en el 1,5% de los casos), tal como algunas veces se ha dicho. Más bien, se debe a que hay mucha gente con un gran conocimiento del mundo empresarial que es capaz de detectar las nuevas oportunidades de negocio que últimamente están surgiendo en sectores muy disruptivos, como las fintech, insurtech, energytech, tecnología, el mundo del diseño o la realidad aumentada entre otros.

Creando empleo… a pesar de las dificultades

Estos profesionales de la creación de startup también están resultando decisivos para que las cifras de desempleo de nuestro país sigan mejorando mes a mes. Al fin y al cabo, el 30% de sus proyectos empresariales emplean a entre 5 y 20 personas y, según reconocen, están convencidos de que seguirán realizando nuevas contrataciones en el corto plazo.

Por el contrario, estos emprendedores en serie lamentan que la dificultad para financiar sus proyectos sigue siendo el principal de sus problemas, lo que les obliga en la mayoría de los casos a tirar de sus propios recursos o de los de sus amigos y familiares. Y también demandan una menor presión fiscal para las startup y los business angels, así como exenciones fiscales, flexibilidad a la hora de contratar y ventajas para acceder a los fondos públicos.


Si ya te has lanzado al emprendimiento en España y necesitas una mano para poner en marcha tu propia startup no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto. Te puedo ayudar mentorizando tu proyecto y ayudándote a buscar capital, financiación o inversores.

mentoring