Fórmulas para conseguir financiación para tu startup

Uno de los aspectos vinculados a la actividad empresarial que más ha cambiado durante los últimos años, a raíz de la reorganización del sector bancario, ha sido el relacionado con la búsqueda de financiación para las startup. En general, los emprendedores españoles siguen nutriéndose mayoritariamente de su dinero y de los préstamos de los bancos para poner en marcha sus proyectos, pero las condiciones de acceso ya no son las mismas y han aparecido alternativas para quienes encuentran cerrado el grifo de las entidades financieras.

Tan es así que un estudio elaborado por la organización empresarial Cepyme y la empresa de trabajo temporal Randstad señala que el crédito bancario es mucho más caro para los emprendedores españoles que para sus homólogos europeos. Concretamente, el interés medio exigido a las pymes de nuestro país asciende al 2,55%, frente al 1,87% al que han de hacer frente los fundadores de empresas en Francia.

Las tecnológicas como excepción

Las startup tecnológicas suponen la excepción que confirma la regla, ya que la mayoría de los casos encuentran menos dificultades para acceder al crédito bancario que cualquier otra compañía. Al fin y al cabo, la digitalización está de moda, es un segmento con un gran potencial de crecimiento y, para colmo, cuentan con el apoyo de algunos de los nuevos actores del sector financiero, como las fintech. Esto ha permitido que, por ejemplo, España despidiese 2016 con más de 5.000 nuevas empresas vinculadas al sector TIC.

Sin embargo, para el resto de emprendedores las exigencias de los bancos se han multiplicado y ahora lo que prima son los préstamos con garantía real o aval, para cuya concesión se exigen garantías que en ocasiones llegan a resultar inasumibles para el emprendedor. Entre otras cosas, porque estas sociedades son sometidas a exhaustivos estudios de solvencia en los que ya no basta con aportar fondos propios o contar con un proyecto bien estructurado, como ocurría hasta hace solo unos años.

El asesoramiento, clave

Las puertas a las que llamar para obtener financiación para tu startup se han multiplicado, ya que a los bancos se les han sumado los business angels, las firmas de capital riesgo, el venture capital y los sistemas de financiación colectiva, como el crowdfunding y el crowdlending. La consecuencia de todo ello es que hay más fórmulas para obtener dinero, pero también exigen un gran conocimiento del negocio financiero que no todos los emprendedores poseen.

Y precisamente por eso, se ha puesto de moda la figura del asesor financiero, responsable de ayudar al emprendedor a detectar cuáles son sus necesidades de financiación y, también, dónde satisfacerlas. En este ámbito encontramos desde organizaciones de asesores profesionales como EFPA hasta instituciones estatales que se han puesto en marcha durante para guiar a los nuevos emprendedores españoles y decirles cómo acceder a la financiación pública, caso de los fondos del Banco Europeo de Inversiones o de los créditos ICO.

La figura del inversor privado

Anteriormente hacía referencia a los business angels y las sociedades de capital riesgo, y es que en los últimos tiempos ha ganado peso, sobre todo a la hora de buscar financiación para tu startup tecnológica, la figura del inversor privado. Se trata de expertos en lanzar proyectos disruptivos que suelen aportar tanto su capital como sus conocimientos para apoyar a las startup que se encuentran en su fase de maduración, para después desvincularse de ellas. Cualquier emprendedor debe intentar seducir a estos inversores, para lo que resulta esencial presentar su negocio en todo tipo de eventos, charlas y ferias sectoriales, además de practicar el networking.


Si tienes un negocio o startup que está dando sus primeros pasos y necesitas que te echemos una mano en materia de financiación no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto. Seguro que podemos ayudarte, tanto mi equipo en Dipcom Corporate, como yo con mi servicio de mentorización a negocios innovadores.

mentoring

Valora este artículo