¿Es posible en una PYME reunificar deudas sin aval personal o hipotecario?

Como ya comenté hace unas semanas en otro artículo de este blog, cuando nuestra empresa se encuentra con tensiones fuertes de tesorería suele ser necesario en la mayoría de las ocasiones reestructurar todos los créditos y reunificarlos en un único préstamo a largo plazo que nos desahogue la caja y que nos permita disponer de un “Cash Flow” suficiente para continuar la actividad de nuestro negocio.

Sin embargo, el problema habitual que vamos a encontrarnos al intentar negociar una refinanciación es que los bancos tradicionales van a exigirnos esfuerzos excepcionales que posiblemente no estemos dispuestos a asumir. Evidentemente estoy hablando de garantías y avales. Como principio fundamental tenemos que tener presente que es obligación del empresario el tratar de evitar que se mezcle el patrimonio personal con el de su empresa. Los bancos lucharán para obtener el máximo de garantías posibles, nos exigirán avales personales, garantías hipotecarias o te requerirán que convenzas a un familiar o amigo para que ejerza de avalista de tu empresa. En estos casos, las entidades financieras nos abocarán a un callejón sin salida en el que el empresario se verá obligado a escoger entre no aceptar las condiciones impuestas por los bancos o asumir riesgos patrimoniales personales excepcionales, tanto de ellos como de sus familiares o amigos. Pero la pregunta es, ¿Se pueden reunificar deudas sin aval personal o hipotecario en una empresa? La respuesta es sí, aunque este proceso de refinanciación es más complejo y la elección del producto financiero así como las herramientas necesarias para llevarlo a cabo con éxito deben ser más eficaces y contundentes.

A continuación voy a dar algunos consejos para reunificar deudas sin aval personal o hipotecario.

concurso-de-acreedores

1.- Busca la ayuda de un asesor, preferiblemente experto en refinanciación de deudas

Como ya he comentado antes, para un proceso de reestructuración complejo vamos a necesitar asesoramiento especializado que nos ayude a sacarlo adelante con éxito. La elección de los productos financieros adecuados para la refinanciación de deudas y la negoción con las entidades financieras no va a ser fácil; la documentación solicitada en estos casos suele ser abundante y precisa: Plan de viabilidad de la empresa a medio y largo plazo, previsión de tesorería a largo plazo (Cash Flow previsional), Plan Financiero, etc.

Exige a tu asesor que sea el mismo el que dirija directamente las negociaciones con tus entidades financieras. Los procesos de refinanciación de deudas que son gestionados y negociados directamente por asesores expertos suelen tener una tasa de éxito entre 5 y 6 veces superior que las que son negociadas por el propio empresario.

2.- Negocia primero con los bancos con los que trabajas

No salgas a buscar financiación extraordinaria a lo loco. A los primeros que tienes que plantear la operación es a tus bancos habituales. Ellos serán los principales interesados en darte una solución a tu problema y los que mejor van a estudiar la operación.

Ten en cuenta que la primera persona a la que vas a presentar la operación de reunificación de deudas sin aval es al comercial de tu sucursal bancaria habitual. Seguramente es la persona de referencia con la que has estado relacionándote con la entidad y también es la persona que mejor te conoce a ti y a tu negocio… y además, el que te va a tratar con más “mimo” y “benevolencia”. Exige a tu asesor que le proporcione toda la documentación que requiera y que analicen entre ambos el producto financiero más adecuado para la operación.

Si la deuda que quieres refinanciar es muy pequeña, intenta que la operación no pase por el departamento de riesgos de la entidad, ya que suelen ser mucho más “duros” y exigentes a la hora de conceder un préstamo. El “truco” para evitar que tu solicitud de préstamo no pase por el analista de riesgos está en el importe que solicites. Antes de la crisis financiera los comerciales de las sucursales bancarias tenían atribuciones para otorgar préstamos y créditos hasta de varios cientos de miles de euros. Sin embargo, hoy en día sus atribuciones son muy inferiores. Dependiendo del historial de tu empresa pueden llegar como mucho a concederte 40 o 50 mil euros sin que la solicitud tenga que ser autorizada por el departamento de riesgos de la entidad.

En resumen, si quieres solicitar 100 mil euros para reestructurar una deuda, solicita la cantidad fraccionada en varios bancos a la vez. Podrás de esta manera “evitar” a los temidos analistas de riesgos.

3.- Recurre a Sociedades de Garantía Recíproca SGR para que avalen tu propuesta de reestructuración financiera

Como ya comenté en otro artículo de este blog, las Sociedades de Garantía Recíproca SGR son una magnífica herramienta para acceder a financiación bancaría tradicional sin tener que aportar avales personales o hipotecarios. Si tu operación de reestructuración financiera es aprobada por una Sociedad de Garantía Recíproca SGR, serán ellos mismos los que proporcionen el aval a las entidades financieras. Las ventajas de obtener un aval de una SGR son muchas:

  • En España las entidades financieras tienen un ámbito de colaboración muy estrecho con las SGR, en la práctica, esto significa que si la SGR aprueba la operación, es casi seguro que la refinanciación se lleve a cabo sin problemas.
  • Gracias a los convenios que tienen las SGR con los bancos, los préstamos obtenidos con el aval de una SGR tienen un tipo de interés muy bajo. Normalmente se encuentran entre un 1% y un 2% anual.

En nuestro país existen 19 Sociedades de Garantía Recíproca SGR que actúan en diferentes regiones. Al final de este artículo y con carácter informativo os adjunto el listado de todas las SGR Españolas.

4.- Hay que ser creativos. Ofrece a los bancos garantías y fórmulas financieras poco frecuentes

Lo que tenemos que tener claro a la hora de negociar con una entidad financiera es que las garantías que aportemos no siempre tienen que ser personales o hipotecarias. Hay gran cantidad de fórmulas y productos financieros que están muy infrautilizados, casi siempre por desconocimiento de clientes y asesores. En el tiempo que llevo trabajando como consultor de empresas he negociado para mis clientes préstamos con garantías especiales que no implican riesgo patrimonial para el empresario. Paso a enumerar algunas formas de prenda que me han permitido en ocasiones reunificar deudas sin aval personal o hipotecario (es solo un ejemplo, hay muchas más):

  • Prenda sobre derechos de crédito. Cesión de derechos de cobro
  • Pignoración de existencias con o sin desplazamiento de prenda
  • Pignoración de acciones
  • Etc.

5.- Utiliza el concurso de acreedores como herramienta de negociación.

Como último cartucho, si ves que las entidades financieras se niegan a reunificar deudas sin aval personal o hipotecario, puedes utilizar una de las cartas de negociación más fuertes que existen ante las entidades financieras: El concurso de acreedores.

Ojo, aunque el proceso concursal tenga una reputación pésima debido a su escasa tasa de éxito, es una de las mejores herramientas de negociación en un proceso de reestructuración financiera. Al presentar el concurso de acreedores, los intereses de las deudas se paralizan y el tiempo empieza a correr en contra de las entidades financieras. La negociación entre los bancos y su empresa entrará en otro nivel. Durante todo el proceso concursal los bancos tendrán una mejor disposición a escuchar cualquier propuesta que les garantice el cobro de la deuda a medio o largo plazo. En este proceso suele ser mucho más fácil plantear una reunificación de deudas sin aval con ciertas garantías de éxito.

Sin embargo, también te advierto que el concurso de acreedores es un arma de doble filo. Si quieres utilizarlo, hazlo de la mano de tus asesores. Si “juegas” esta última carta, tiene que ser con garantías.


Si eres empresario y tu empresa pasa por un momento delicado, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de este blog. Tanto mi equipo como yo, somos expertos en gestión de crisis y reflotamiento de empresas. Reconocido por la prensa especializada. Reportaje EL PAÍS

Reflotamiento-de-empresas

Asesoría para empresas en crisis. Como te puedo ayudar.

ANEXO I

Listado con las 19 Sociedades de garantía recíproca SGR que actúan en España.

  1. En las Islas Baleares – ISBA, SGR
  2. En País Vasco y Navarra – ELKARGI, SGR
  3. En Madrid, La Rioja y Castilla León – IBERAVAL, SGR
  4. En Madrid – AVALMADRID, SGR
  5. En Navarra – SONAGAR, SGR
  6. En la Comunidad Valenciana – SGR COMUNITAT VALENCIANA
  7. En Cantabria – SOGARCA, SGR
  8. En Galicia – SOGARPO, SGR
  9. En Murcia – AVALAM, SGR
  10. En Asturias – ASTURGAR, SGR
  11. En Galicia – AFIGAL, SGR
  12. En Andalucía – AVALUNIÓN, SGR
  13. En Andalucía – SURAVAL, SGR
  14. En Aragón – AVALIA ARAGÓN, SGR
  15. En Extremadura – EXTRAVAL, SGR
  16. En Cataluña – AVALIS, SGR
  17. En Castilla La Mancha – AVAL CASTILLA LA MANCHA, SGR
  18. En Canarias – AVALCANARIAS, SGR
  19. A nivel nacional – CREA, SGR (Enfocada a los sectores audiovisuales, culturales, turísticos, ocio y juego)