Estamos aterrizando en la era de los ordenadores cuánticos

Los ordenadores cuánticos van a ser, según los expertos, la mayor revolución tecnológica del siglo XXI, como ya lo fue Internet en el siglo XX. Estas computadoras funcionarán aplicando los principios de la física cuántica y multiplicarán la capacidad de la informática actual. De hecho, existe un consenso generalizado en que ambas tecnologías se complementarán durante un tiempo, de modo que los ordenadores clásicos se seguirán utilizando para las tareas corrientes del día a día y los equipos cuánticos se empezarán a emplear en operaciones de una complejidad mucho más elevada.

La principal diferencia entre los ordenadores cuánticos y los que usamos actualmente guarda relación, precisamente, con su capacidad de análisis. En este sentido, la computación cuántica puede procesar en décimas de segundo todas las soluciones posibles para un mismo problema, de ahí que también se le denomine computación paralela o masivamente paralela. Tal es su potencia que se estima que un solo procesador cuántico podrá hacer cálculos específicos en un tiempo menor que la suma de todos los ordenadores que actualmente hay en el planeta.

¿Quién está detrás y cuándo llegarán?

Se espera que en los próximos años aparezcan miles de startup vinculadas a la computación cuántica. De hecho, ya hay gigantes de la tecnología que están trabajando en los primeros prototipos, como IBM, que el año pasado puso en marcha el primer ordenador cuántico de cinco sistemas cuánticos elementales (qubits) y prevé crear otro de 50 qubits en los próximos en un plazo no muy largo. Otra compañía que está apostando mucho por los ordenadores cuánticos es D-Wave Systems, que ya es ya ha suministrado este tipo de equipos a Google o incluso la NASA.

En cualquier caso, parece muy poco probable que los primeros ordenadores cuánticos de uso masivo sean una realidad durante los próximos diez años. De hecho, hay quien estima que un plazo mucho más realista no será en ningún caso inferior a los 15 años (o incluso a los 25), ya que más o menos se tiene claro cómo funcionarán estos equipos basados en la mecánica cuántica, pero no se ha alcanzado un consenso sobre otras cuestiones mucho más prácticas, como cuál será el soporte físico más apropiado para construirlos.

Aplicaciones de todo tipo

Los principios cuánticos ya se aplican en muchas de las tecnologías que hoy utilizamos. Por ejemplo, están detrás de la geolocalización GPS, la resonancia magnética o los chips que dan vida a nuestros smartphones y tablets. Pero nada de eso se puede comparar con el impacto que tendrán los ordenadores cuánticos en campos como la fabricación de materiales, la química, las ciencias naturales y, en definitiva, todos los procesos basados en átomos y moléculas. Y también se espera una gran influencia en ámbitos como el de la banca, al poder crearse nuevos sistemas para modelar los datos financieros o aislar los factores de riesgo.


Si eres un business angel y quieres estar al día de los mejores proyectos y startup en cualquier tipo de tecnología disruptiva e innovadora como la mencionada en computación cuántica ponte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de este blog. Mi equipo y yo analizamos al año cientos de proyectos y empresas innovadoras que buscan capital para su lanzamiento y/o aceleración. Trabajamos para inversores privados y corporativos.

Business Angel Advisor