Beneficios del CETA para pymes y startup

FOTO: hungarytoday.hu

El pasado 29 de junio, el Congreso de los Diputados ratificó el Acuerdo General Económico y Comercial entre Canadá y la Unión Europea, conocido por CETA por sus siglas en inglés (Comprehensive Economic and Trade Agreement). Más allá de la polémica desatada en nuestro país por la posición de los distintos partidos políticos respecto al tratado, la mayoría de analistas coincide en que los beneficios del CETA serán mayores que las desventajas para el tejido empresarial español y, sobre todo, para las pymes y startup.

El CETA ha sido un acuerdo cocinado a fuego lento, que ha necesitado 10 años de negociaciones entre la Unión Europea y Canadá. Se trata del vigésimo socio comercial de España fuera de la UE, ocupa el puesto número 22 en el ranking Doing Business –que mide las facilidades que ofrecen los Estados para hacer negocios en su interior- y es destino habitual de la exportación de más de 5.500 multinacionales de nuestro país, la mayoría pymes y startup.

Reducción de la burocracia

Los beneficios del CETA se derivan de la práctica supresión de las tasas aduaneras hoy existentes, que se van a reducir en un 98%. Esto hará que las compañías europeas puedan vender más productos y servicios en el gigante norteamericano y a un coste mucho más reducido. Además, esa reducción de la burocracia supondrá, para pymes y startup, un importante ahorro en los costes relacionados con servicios de asesoría que hasta ahora había que hacer frente para la obtención de los certificados de exportación y otras cuestiones.

A partir de la entrada en vigor del CETA (para lo que deberá ser ratificado en los 28 Parlamentos de la UE), toda esa burocracia que ha existido hasta ahora se verá sustituida por documentos únicos y unificados que tendrán validez tanto en Europa como en Canadá. Entre otras cosas, esto hará que la UE pueda introducir en el mercado canadiense alrededor del 92% de su oferta de productos agrícolas.

Movilidad de los trabajadores

Otro de los beneficios del CETA guarda relación con el personal que las compañías europeas tienen desplazado en Canadá para gestionar su actividad en ese mercado. En este sentido, ya no será necesaria la obtención de visado por parte del personal expatriado, lo que reducirá notablemente las restricciones ahora existentes en materia de desplazamientos.

Y el último de los beneficios del CETA para las pymes y startup españolas consiste en la creación de una marca europea en Canadá, que incluirá la indicación del país de procedencia en cada uno de los alimentos de este lado del Atlántico que se comercialicen en sus establecimientos. Esto hará que se registren hasta 23 referencias españolas, lo que favorecerá a las industrias agroalimentarias nacionales que disponen de certificaciones geográficas que acreditan su calidad, como la del vino.


Si tienes una startup y con finalidad comercial multinacional y necesitas que te echemos una mano, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de este blog. Tanto yo como mi equipo de profesionales de Dipcom Corporate disponemos de un programa de aceleración para startup en el que nos encargamos incluso de la búsqueda de financiación.

startup