El País Vasco apoya las startup de la Industria 4.0

Foto: Bind 4.0

Durante los últimos años se viene hablando reiteradamente de la transformación que debe afrontar el sector industrial, con motivo de la aplicación a los procesos de producción tradicionales de las nuevas tecnologías (cloud computing, big data, robótica, realidad virtual y aumentada, impresión 3D…). A nivel internacional, Alemania y sus grandes compañías tecnológicas (sobre todo, Siemens) capitanean este impulso a la llamada industria 4.0.

En España también hay varias regiones que han visto en la industria 4.0 una oportunidad para renovar y modernizar su tejido industrial o, directamente, para desarrollarlo desde cero. Una de estas zonas es Galicia, donde se está apoyando el nacimiento de fábricas conectadas en sectores en los que la región ya es relativamente fuerte, como el textil o el de la automoción. Y otro gran ejemplo es el País Vasco, donde ya existe una industria tradicional muy fuerte, que ahora quiere subirse al carro de la industria conectada.

startup

Un modelo de apoyo público y privado

Mientras que en Galicia es la Administración pública la que ha asumido el protagonismo en el desarrollo de las fábricas conectadas del futuro, el País Vasco ha optado por un peculiar modelo de colaboración público-privada en el que intervienen múltiples actores. Por un lado, el Gobierno regional, por otro, las grandes compañías industriales asentadas en la región y, por último, un incipiente número de startup tecnológicas vinculadas al ámbito de la industria 4.0.

El resultado de este peculiar modelo ‘made in Euskadi’ es BIND 4.0, un programa de aceleración de startup que este año pondrá en marcha su segunda edición y cuyos impulsores son el Ejecutivo vasco y grandes empresas como Iberdrola, Mercedes, Euskaltel, ABB, CIE Automotive, Maier o Siemens. El año pasado, 257 startup de todo el mundo participaron en la iniciativa, de las que 11 fueron seleccionadas para ser aceleradas durante seis meses y han terminado firmando hasta 16 convenios de colaboración con los citados gigantes industriales.

En beneficio mutuo

El principal objetivo de BIND 4.0 es que las empresas tradicionales vascas puedan impulsar su transición hacia la industria 4.0 con el apoyo de la innovación aportada por las startup tecnológicas. Por su parte, estos jóvenes proyectos empresariales reciben la oportunidad de especializarse en el segmento industrial y de conseguir sus primeros e importantes clientes en el sector y en la región. Por tanto, es un modelo en el que todos colaboran y todos ganan.

A su vez, el papel del Gobierno vasco pasa por ofrecer a las startup seleccionadas espacios de trabajo, facilitarles mentores, poner a su disposición todo tipo de incentivos fiscales y ayudas públicas (como préstamos o subvenciones) y darles visibilidad. Asimismo, el Ejecutivo regional se compromete a impulsar programas formativos en habilidades como el liderazgo o la venta y a poner en marcha actividades de networking, con visitas a compañías y clústeres industriales.

El próximo 5 de julio se abrirá la convocatoria para que nuevas startup de todo el mundo puedan participar en la segunda edición de BIND 4.0, un plazo que se extenderá hasta el 15 de septiembre. Si tienes una startup vinculada a la industria 4.0 y te gustaría participar, o simplemente necesitas que te echemos una mano, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto. En Dipcom Corporate disponemos de un programa de aceleración para startup disruptivas en el que nos encargamos incluso de la búsqueda de financiación.

Valora este artículo