España se mira en el espejo de las Startup de Suecia

En España llevamos desde el inicio de la crisis obsesionados con liderar ámbitos como la Industria 4.0 (especialmente, regiones como Galicia o País Vasco) y el negocio de las tecnologías móviles (ahí destaca Barcelona, con su Mobile World Congress). El objetivo de todas estas iniciativas no es otro que desarrollar un clima de cultivo que desemboque en el nacimiento de miles de Startup tecnológicas en España, al estilo de Silicon Valley (EEUU).

Pero no hace falta irse al otro lado del charco para encontrar un espejo en el que mirarse. Aquí mismo, en Europa, un país de apenas 10 millones de habitantes como Suecia es considerado por muchos como el Silicon Valley europeo. Especialmente su capital, Estocolmo, donde operan más de 20.000 empresas tecnológicas y nacen 2.000 nuevos proyectos cada año, que emplean al 18% de la población activa existente en la capital del país escandinavo.

Madrid toma nota del modelo

Esta semana se está celebrando en Madrid el Digital Enterprise Show (DES), un congreso que aborda el fenómeno de la transformación digital de la economía y las empresas, con el que la capital española pretende convertirse en el epicentro europeo de la digitalización. Y de una manera muy acertada, el país invitado a la edición de este año ha sido Suecia, cuya expedición ha desembarcado en Madrid capitaneada por gigantes como Ericsson y ABB.

Pero no hace falta irse a estas multinacionales para encontrar ejemplos que corroboran el éxito de las tecnológicas suecas. Allí nació Skype, la plataforma adquirida primero por eBay y más tarde por Microsoft, y allí han surgido también el exitoso servicio de música Spotify o las compañías responsables del videojuego Minecraft y del juego para dispositivos móviles Candy Crush. Por no hablar del sector de las fintech, donde Suecia exhibe nombres tan importantes como Klarna o iZettle.

startup

Una receta basada en el éxito

Son muchas las razones por las que Estocolmo –y en menor medida, otras ciudades suecas como Malmö o Göteborg- se ha convertido durante las últimas décadas en un exitoso vivero de Startup tecnológicas. Comenzando por la decidida apuesta de sus autoridades públicas, pioneras en introducir desde los años 90 las redes móviles 2G, 3G, 4G y actualmente 5G. Esto ha situado a Suecia como el lugar más conectado de toda la Unión Europea.

Además, el país ocupa los primeros puestos del continente en inversión en I+D+i, a la que destina más del 3% del PIB nacional (la media de la UE es del 2%). Aquí el mayor esfuerzo proviene del sector privado, capitaneado por empresas, inversores (fondos y business angels), incubadoras y parques tecnológicos. Y a ello se suma la colaboración de las instituciones universitarias y muy especialmente del KTH Royal Institute of Technology, de la Stockholm School of Economics y de la Stockholm School of Entrepreneurship.

Otros factores de carácter cultural

Completan el menú sueco una cultura que no teme el riesgo (sobre todo, porque cuenta con el colchón de un potente Estado social) y la vocación internacional de las compañías suecas desde el mismo momento en que nacen (al fin y al cabo, el mercado local enseguida se les queda pequeño). Gracias a todo eso Suecia es el Silicon Valley europeo y constituye el mejor espejo en el que España debería mirarse si de verdad aspira a ser un país de Startup.

Si no descartas poner en marcha tu propio negocio tecnológico y necesitas que te echemos una mano, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto. En Dipcom Corporate disponemos de un programa de aceleración para proyectos empresariales disruptivos en el que nos encargamos incluso de la búsqueda de financiación.