Growth hacking. Marketing bueno y barato para la startup

He leído en varios medios especializados que más del 75% de las profesiones que se demandarán dentro de 15 años aún no existen en la actualidad. Esta afirmación también la he oído comentar a expertos en nuevas tecnologías, catedráticos y responsables de recursos humanos. De ser cierta esta predicción, significa que tres de cada cuatro empleos que se creen en un futuro cercano no disponen hoy de una base formativa, es decir, que actualmente no se estudian ni en las universidades ni en centros de formación profesional.

Las tecnologías avanzan tan rápido que se está generando un importante desfase y desconexión entre planes formativos y necesidades reales de las empresas. Esto ya está ocurriendo con una de las profesiones con más crecimiento de demanda dentro del mundo empresarial, sobre todo en el ámbito de las startup: El growth hacker.

Pero, ¿Qué es el growth hacking?

El growth hacking es un conjunto de metodologías y técnicas de marketing que tienen como objetivo la implantación de un producto o servicio dentro del mercado con el mínimo coste posible. Pero también va mucho más allá, propagando una cultura de crecimiento dentro de la empresa. Sus principales armas son las herramientas digitales. Normalmente asociamos estas técnicas con proyectos de nueva creación o startup, pero deberían ser aplicables a cualquier tipo de organización. La empresa tradicional está dejando peligrosamente de lado estas metodologías, corriendo el peligro de quedarse obsoleta y perder cuota de mercado a medio y largo plazo. Sin embargo, ninguna startup tecnológica duda en incorporar dentro de su plantilla de recursos humanos un perfil que desarrolle estas técnicas.

growth-hacker

El perfil del growth hacker. Conocimientos y habilidades

Ante todo el growth hacker tiene que tener un perfil muy creativo, con pensamiento analítico y adaptable al cambio. Tiene que dominar las principales técnicas de marketing digital (SEM, SEO, SMO, SMM, SERP y SERM); también tiene que tener conocimientos avanzados en métricas y, por supuesto, ser un usuario experto de las redes sociales. Estos son los principales conocimientos que se presuponen a un buen profesional del sector, aunque su trabajo abarca muchos más campos: Aplicaciones (APP’s), Marketing viral, Email marketing, etc.

Podríamos resumir que el growth hacker es un estratega del posicionamiento, creativo, audaz y que sabe implementar todas estas herramientas de forma eficaz.

Siempre pensando en el mínimo gasto de recursos.

Una de las diferencias del growth hacking con el marketing tradicional es el bajo presupuesto de sus acciones. Habitualmente se centran en acciones de marketing muy innovadoras y de bajo coste con respecto a la comercialización tradicional. Debido a su alto precio, no se suelen realizar acciones de marketing en medios más tradicionales como la televisión, prensa o radio. Su máxima es: “primero lo gratis y lo barato”

El growth hacking es esencial para cualquier startup, ya que permite el lanzamiento de un proyecto priorizando el crecimiento pero con un mínimo presupuesto.

El objetivo principal: obtener un crecimiento exponencial de nuestro negocio

Y ese crecimiento exponencial se obtendrá trabajando en cinco puntos principales:

  1. Aumentando el número de clientes/usuarios de la startup, website, o proyecto.
  2. Logrando que los clientes/usuarios interactúen con la marca.
  3. Logrando que el cliente/usuario sea recurrente. Es decir, fidelizándolo.
  4. Consiguiendo monetizar a los usuarios/clientes.
  5. Consiguiendo que los clientes/usuarios hablen bien de nosotros.

Para finalizar, diré que no es nada fácil encontrar un growth hacker competente y profesional. Resulta complicado localizar un perfil con la formación y habilidades adecuadas. Si necesitas ayuda en la búsqueda de un perfil de estas características, ponte en contacto conmigo a través del formulario de este blog. Disponemos de un programa de aceleración para startups y colaboramos con growth hackers reconocidos.