35 medidas para la gestión de crisis empresarial

Hoy en día están de moda las listas. Lo vemos en las noticias, en los blogs y en internet. La obsesión por los rankings se ha convertido en los últimos años en uno de los formatos más recurrentes. ¿A qué se debe esto? Supongo que ante el exceso de información existente preferimos que nos la sinteticen en pequeñas listas numeradas que requieren un menor esfuerzo intelectual.

En este artículo voy a hablar de una anécdota personal que da fe de ello. A finales del año 2015, un empresario madrileño propietario de una compañía en graves problemas financieros, se puso en contacto conmigo y con mi equipo para pedirnos ayuda en el proceso que estaba viviendo. El servicio que le ofrecimos le parecía satisfactorio, pero nos pidió lo que nunca antes ningún cliente nos había solicitado. En concreto, nos sugirió que le redactásemos un listado numerado con todas las diferentes acciones individuales que íbamos a tomar para abordar la gestión de crisis de su empresa.

En aquel ejercicio de inventario le logramos definir a nuestro cliente más de 100 medidas individualizadas para trabajar en el reflotamiento de su empresa. Las dividimos en cuatro áreas: económica, operativa, financiera y legal. De aquellas cien medidas voy a exponer a continuación las 35 medidas aplicables a la mayoría de los procesos de reflotamiento:

Medidas aplicables desde el área económica.

Lo primero que hay que “atacar” cuando se entra en una empresa en crisis es la gestión de la tesorería. Las empresas nacen y mueren por la caja. Por lo tanto, para mantener la operativa de la compañía, esta será la prioridad de la actuación del asesor.  Por otro lado, también habrá que definir los resultados operativos del negocio para hacerlo viable:

  1. Cálculo de las necesidades de tesorería de la empresa para el mantenimiento normal de la actividad.
  2. Análisis de la cuenta de explotación.
  3. Análisis de costes.
  4. Optimización de costes no estructurales.
  5. Redimensionamiento del gasto.
  6. Elaboración e implantación del plan de viabilidad de la empresa.
  7. Contribución bruta de cada área de negocio.
  8. Congelación de la estructura económica no operativa.

concurso-de-acreedores

Medidas aplicables desde el área operativa.

Aquí habrá que priorizar la eliminación de ineficacias productivas, optimización de estructuras administrativas y productivas, así como la expansión comercial y de negocio:

  1. Detección de parcelas de subactividad en la compañía.
  2. Eliminación de ineficiencias productivas y administrativas.
  3. Redimensionamiento de plantillas.
  4. Optimización de estructuras de RR.HH.
  5. Negociación con trabajadores, representantes y sindicatos.
  6. Implantación de sistemas de valoración del desempeño.
  7. Mantenimiento de la operativa de la compañía sin contingencias durante el proceso de reflotamiento.
  8. Impulso del área comercial

Medidas aplicables desde el área financiera

La optimización de la estructura financiera es transcendental para garantizar la viabilidad futura de la compañía y evitar el estrangulamiento de la tesorería:

  1. Reestructuración de la deuda con entidades financieras.
  2. Negociación de deudas comerciales operativas y no operativas.
  3. Búsqueda de financiación ordinaria.
  4. Gestión de medidas extraordinarias para la obtención de Cash Flow Operativo (cesión de derechos, pignoración, etc.)
  5. Congelación de la estructura-financiera no operativa.
  6. Reestructuración de otras partidas especiales del balance de situación
  7. Búsqueda de capital riesgo y fondos de inversión “distress”.

Medidas aplicables desde el área legal

La empresa tiene que disponer del soporte legal suficiente y necesario durante todo el proceso de gestión de crisis, incluso, durante el concurso de acreedores.

  1. Diseñar e implantar las medidas legales adecuadas para proteger el patrimonio personal del empresario.
  2. Estudio de la responsabilidad de los administradores
  3. Asesoramiento y asistencia especializada durante el proceso preconcursal y el concurso de acreedores.
  4. Comunicación anticipada de acuerdos.
  5. Acuerdos transaccionales con proveedores y acreedores no financieros.
  6. Lucha contra la morosidad. Monitorios, juicios cambiarios y reclamación de deudas.
  7. Representación legal en conflictos laborales.
  8. Preparación y presentación de Expedientes de regulación de empleo (ERE).
  9. Presentación ante el juzgado mercantil el inicio de negociaciones anticipadas. (Artículo 5 bis LC.).
  10. Presentación de la documentación necesaria para activar el concurso de acreedores.
  11. Defensa legal de Incidencias concursales, en primera y segunda instancia.
  12. Pieza de calificación de concurso. Soporte, apoyo y asesoramiento al administrador concursal.

Este listado simplemente enumera algunas de las principales áreas de actuación en un proceso de gestión de crisis empresarial. Sin embargo, cada empresa tiene sus particularidades y especificidades que deberán definirse e implantarse a cada caso concreto por un equipo de profesionales que estén coordinados en el área económica, operativa y legal.

Por cierto, si eres empresario y necesitas que te echemos una mano con tu empresa no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto. En el siguiente link puedes tener más información:

Gestión de Crisis empresarial. Como te puedo ayudar.