ELEVATOR PITCH. El arte de convencer al inversor

Cualquier emprendedor que quiera poner en marcha un negocio, la primera dificultad que se va a encontrar es la obtención del capital necesario para el arranque del proyecto. La mayoría de las veces, el capital lo aportará el propio emprendedor, otras, necesitará ayuda de los bancos, pero si el proyecto necesita grandes inversiones iniciales se verá obligado a buscar un inversor privado que crea en la idea y que esté dispuesto a apoyarla con su dinero. Ahí es donde nace el concepto de Elevator Pitch.

Elevator Pitch es un anglicismo que se está poniendo hoy en día de moda en el mundo del emprendimiento, aunque su origen es antiguo. El concepto se creó en el año 1980 por Philip B. Crosby e intenta definir el discurso de presentación que un emprendedor hace ante un posible inversor y/o socio de su idea de negocio, con el objeto de captar su atención sobre el mismo. La traducción literal del inglés es: “discurso de ascensor” y hace referencia al breve tiempo que se debe emplear al hacerlo, es decir, más o menos el tiempo que dispondríamos en un ascensor para charlar con un vecino. Hoy es considerado en el mundo corporativo como una herramienta estratégica para obtener apoyo, socios y financiación en nuevos negocios.

El Elevator Pitch tiene que presentar el proyecto mediante un mensaje breve, claro y que despierte curiosidad. La presentación no debería superar los tres minutos, aunque en ocasiones determinadas la duración puede ser superior. Esto suele ocurrir cuando se preparan para rondas de inversión específicas con Business Angel o Capital Riesgo. En estos casos, la duración suele rondar de 5 a 10 minutos, aunque siempre dependerá de las indicaciones de cada foro y ronda.

inversor

Características que debe tener un buen discurso

Un Elevator Pitch efectivo tiene seis elementos. Las llamadas seis C’s:

  1. Conciso: Resume tu proyecto al máximo. Recuerda que el objetivo es captar la atención al interlocutor; si la captas, ya tendrás tiempo de ampliarle información.
  2. Claro: Esfuérzate lo máximo posible para que sea fácil de entender. Ten en cuenta que el inversor no tiene por qué conocer tu negocio, no es un experto.
  3. Conceptual: No incluyas en el discurso detalles técnicos del proyecto.
  4. Concreto: Reduce tu mensaje a lo esencial de la idea o el negocio.
  5. Competente: Adecúa el discurso al interlocutor que tengas delante.
  6. Creíble: Demuestra que tienes capacidades para sacar adelante el proyecto.

Elementos esenciales que hay que incluir en un Elevator Pitch.

Uno de los mayores problemas que se encuentran en los discursos o presentaciones es no tener claro el sentido del porqué, cómo, cuándo y hacia quién va dirigido.

  • QUÉ (El producto o servicio). Tiene que quedar claro en el discurso cuál es el producto o servicio.
  • QUIÉN (¿QUIÉN lo compraría?) Explica a qué grupo objetivo de personas vas a aportar solución a sus necesidades a través de tu negocio.
  • PORQUÉ (¿POR QUÉ lo comprarían?) Expón claramente cuáles van a ser las razones por las que los usuarios van a adquirir tu producto o servicio.
  • CUÁL (¿CUÁL es la solución?) Que problema resuelve al consumidor o usuario el producto o servicio que aportas con tu negocio.

Independientemente de estos cuatro puntos conceptuales necesarios, no debemos olvidar tampoco los datos esenciales que dan entidad al proyecto, tales como: Nombre de la compañía, Sector, Nombre del producto/servicio, Beneficios económicos y Competidores.

Si eres un emprendedor y necesitas ayuda para sacar adelante tu proyecto, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de este blog. Te puedo ayudar en la búsqueda de mentorización, desarrollo de la idea, búsqueda socios financieros, un inversor, etc.

Valora este artículo