Qué son y qué no son las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR)

Últimamente se habla mucho de las opciones de financiación destinadas específicamente a los nuevos proyectos empresariales o startups, lo que suele abarcar desde los business angels a las sociedades de capital riesgo, pasando por el crowdfunding o micromecenazgo. Hoy hablaré de las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), cuya principal diferencia con las fórmulas anteriormente mencionadas es que están pensadas para las pymes, aunque ya empiezan a utilizarse para proyectos que presentan un riesgo elevado, como es el caso de las startups.

Las Sociedades de Garantía Recíproca existen en España desde hace aproximadamente 40 años y constituyen una interesante herramienta de acceso a la financiación bancaria para las pymes. Básicamente, lo que hacen estas sociedades es avalar a las empresas asociadas a ellas para que puedan recibir crédito de los bancos, asumiendo también el riesgo vinculado a esas operaciones financieras y, por tanto, respondiendo en casos de impago.

¿Quién puede financiarse vía SGR?

Lo primero que hay que destacar es que no todas las pymes pueden disfrutar del aval de una Sociedad de Garantía Recíproca, sino que esta posibilidad se limita únicamente a las empresas asociadas a las SGR y que, por tanto, han adquirido participaciones en ellas. Se trata de un aspecto esencial, ya que las SGR realizan un exhaustivo análisis de viabilidad de las pymes que aspiran a convertirse en socios partícipes (lo que pone en clara desventaja en esta fórmula de financiación a empresas con un escaso historial, como es el caso de las startups).

Junto a las pymes, las SGR cuentan también con los denominados socios protectores. Se trata de organismos públicos y empresariales, como comunidades autónomas, cámaras de comercio, empresas, diputaciones provinciales, asociaciones patronales o entidades bancarias. Su papel en las Sociedades de Garantía Recíproca es de apoyo (habitualmente, de capital) y su peso en el capital de las SGR jamás supera el 50% para garantizar la independencia de estas sociedades.

sociedades-de-garantía-recíproca

¿En qué se traduce la intervención de una SGR?

La actividad de las SGR tiene varias consecuencias. La primera y fundamental es que facilitan a las pymes el acceso al crédito bancario y lo hacen, además, en unas condiciones mucho más favorables que las que en cada momento caracterizan el mercado (con tipos más bajos y plazos también más largos). Además, la participación de una SGR también constituye un gran aliciente para los bancos, que pueden prestar dinero a las pymes sin riesgos, ya que son las SGR las que en última instancia responden en caso de problemas.

Existen otras ventajas vinculadas a las Sociedades de Garantía Recíproca que cualquier pequeña y mediana empresa debería tener en cuenta de cara a asociarse a una de ellas. Por ejemplo, reducen enormemente los trámites administrativos, el aval que proporcionan es mucho más barato que, por ejemplo, el tradicional aval bancario, y ofrecen a las pymes asesoramiento en materias como la realización de renegociaciones de deuda.

En Dipcom Corporate somos expertos en asesoría para pequeñas y medianas empresas, analizando en cada caso qué fórmula financiera es la más adecuada para nuestros clientes, incluida la posibilidad de asociarse a una Sociedad de Garantía Recíproca. Puedes informarte sobre nuestros servicios a través de nuestro formulario de contacto o en el número de teléfono 94 424 83 49.

Qué son y qué no son las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR)
Valora este artículo