¿Cuál es la responsabilidad del administrador de una Sociedad Limitada?

Como su propio nombre indica, la responsabilidad del socio o socios en una Sociedad Limitada es limitada y, por tanto, en caso de deudas, impagos o disoluciones sólo responden con el capital aportado por cada uno de ellos. Se trata, por tanto, de un tipo de sociedad pensada para proteger el patrimonio personal al máximo, al menos, en el caso de los socios que ponen en marcha esa empresa.

Bien distinta es la situación del administrador único o administradores (recordemos que toda S.L. debe tener al menos uno). Como persona encargada de representar la actividad de la empresa y encargarse de la gestión de su actividad diaria, la responsabilidad del administrador de una Sociedad Limitada incluye tanto a la propia compañía como a sus socios y acreedores,  y puede llegar a comprometer sus bienes presentes y futuros si se dan una serie de requisitos.

Incumplimiento de sus obligaciones

Existen varios supuestos que pueden hacer que la responsabilidad del administrador de una Sociedad Limitada ponga en peligro su propio patrimonio. Para empezar, y como resulta obvio, incumplir de forma premeditada la ley o los estatutos sociales de la propia compañía (ya sea por acción u omisión), derivando en daños para dicha sociedad o sus socios o acreedores. Es lo que se conoce como la comisión de actos ilícitos o antijurídicos.

Además, los administradores (tanto de hecho como de derecho, es decir, tanto si ocupan el cargo de forma oficial como de facto) tendrán dificultades para evitar responsabilidades y proteger el patrimonio personal si incumplen los deberes inherentes a su cargo, es decir, si lo desempeñan sin diligencia, anteponen su interés personal, no informan de los conflictos de intereses que puedan surgir, no guardan la información de la empresa con la debida confidencialidad o en cualquier otro supuesto en el que no defiendan el interés de la sociedad.

proteger-el-patrimonio-personal

Otras prácticas que implican culpabilidad

Ni que decir tiene que es responsabilidad del administrador de una Sociedad Limitada realizar la contabilidad conforme a lo establecido por la normativa vigente y huir de prácticas ilícitas que impliquen ingeniería contable irregular, fiscal o financiera. Un ejemplo clásico es la ocultación de fondos propios negativos, que pueden derivar en responsabilidad siempre que haya acreedores que se vean perjudicados. Es bastante frecuente que para mantener una imagen positiva ante bancos y clientes  se “inflen” el valor de las existencias o el valor de los activos de manera irregular; constituyendo fraude de ley con consecuencias incluso penales para el administrador.

En todo caso, conviene destacar que el administrador tendrá más sencillo evitar responsabilidades y proteger el patrimonio personal si la realización de su actividad, aunque pueda cometer mala praxis, no deriva en daños para los socios de la empresa u otras personas o si no se demuestra la relación de causalidad entre las decisiones que ha adoptado y los perjuicios que se han ocasionado.

Administrar una sociedad no es un juego

Por todo lo anterior, resulta evidente que no deberíamos aceptar la administración de una sociedad si no disponemos de los conocimientos suficientes para llevar a cabo esta tarea, o al menos, si no disponemos del asesoramiento profesional necesario. Y esto es algo que mucha gente parece no comprender, porque es habitual que la gente acepte convertirse en administrador único de una sociedad creada por socios, familiares o amigos.

En Dipcom Corporate somos expertos en asesoría para empresas y conocemos todas las herramientas legales para salvar responsabilidades y proteger el patrimonio personal del empresario y el administrador al máximo. Puedes informarte sobre nuestros servicios a través de nuestro formulario de contacto.