Aprendices o directivos para garantizar el relevo generacional

En España arrastramos desde hace años dos importantes problemas que amenazan la sostenibilidad en el largo plazo de nuestro sistema público de pensiones: por un lado, miles de profesionales autónomos se jubilan cada día, lo que se traduce en el cierre de sus negocios y, por otro, millones de jóvenes no consiguen acceder al mercado laboral, lo que les impide colaborar con las arcas públicas y merma las pensiones que cobrarán el día de mañana.

Estas dos cuestiones, que parecen totalmente independientes, se encuentran muy vinculadas entre sí según las principales asociaciones de emprendedores españolas. En este sentido, tanto UPTA como ATA consideran que España debe poner en marcha un plan de relevo generacional que permita que los jóvenes que quieran emprender se queden con los negocios de los profesionales que se jubilan y que el tiempo ha demostrado que son rentables.

Medidas ineficaces

España ha realizado durante los últimos años importantes esfuerzos para fomentar el emprendimiento entre los jóvenes y reducir el creciente número de ‘ni-nis’ (es decir, chavales que ni estudian ni trabajan). Por ejemplo, una de las medidas estrella para facilitar su acceso al mercado laboral ha sido la tarifa plana por la que se les permite darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) por una cantidad fija de 50 euros mensuales durante los seis primeros meses, en lugar de los 267 euros de la tarifa normal.

Si bien es cierto que este tipo de soluciones han permitido que más de 700.000 personas al año se convirtieran en emprendedores desde 2013, también lo es que esta cifra ha sido muy similar a la del número de bajas registradas, por lo que no se ha producido ese necesario relevo generacional. De hecho, entre 2013 y 2016 el crecimiento neto de afiliados al RETA ha sido de poco más de 168.000 personas. La principal causa de este balance tan pobre es que más del 70% de los nuevos proyectos empresariales no superan los dos años de vida.

Del aprendiz al directivo-propietario

Las propuestas de relevo generacional de UPTA y ATA para revertir esta situación se basan en recuperar la figura del aprendiz. En concreto, reclaman beneficios fiscales para aquellos trabajadores por cuenta propia que estén a punto de jubilarse y que decidan contratar a un joven para enseñarle el oficio durante un periodo aproximado de dos años. De este modo, los jóvenes aprendices heredarán ese negocio, cuyo éxito está demostrado, lo que les permitirá tener un trabajo estable y, de paso, evitará el cierre de esas empresas (se calcula que unos 500.000 autónomos de la generación del baby boom se jubilarán en los próximos años).

management-byout

Otra alternativa que también garantiza el relevo generacional en las compañías es el Management BuyOut (MBO). Esta expresión anglosajona hace referencia a la adquisición de una empresa por parte de uno o varios de sus directivos (habitualmente, con apoyo financiero del capital riesgo o la banca). Esta modalidad garantiza la supervivencia de la compañía, que además será dirigida por un profesional que está motivado, que conoce la estrategia empresarial y que ha demostrado su capacidad para gestionar el negocio de forma eficaz.

En Dipcom Corporate somos expertos en asesoría para empresas y en la adopción de medidas de relevo generacional como el Management BuyOut. En este sentido, contamos con un elevado porcentaje de éxito a nuestras espaladas para demostrarlo. Infórmate sobre nuestros servicios a través de nuestro formulario de contacto.

Aprendices o directivos para garantizar el relevo generacional
Valora este artículo