Procedimiento monitorio: las 7 etapas para cobrar deudas vía juicio monitorio

En muchas ocasiones, los problemas de deudas e impagos terminan en los tribunales, lo que multiplica las molestias a las que se ve sometida la persona u organización a la que alguien debe dinero. Sin embargo, la Ley de Enjuiciamiento Civil recoge una alternativa que trata de agilizar y simplificar el cobro de deudas, conocida como procedimiento monitorio, que evita al acreedor tener que costearse un abogado y un procurador. Consta de las siguientes fases:

  1. ¿Quién puede optar por esta opción?

Toda persona, empresa, comunidad de propietarios o cualquier otra organización que se enfrenta al impago de un moroso.

  1. ¿Siempre se puede optar por esta vía?

No. Para poner en marcha el procedimiento monitorio la deuda debe ser dineraria (es decir, monetaria), líquida (se tiene que poder expresar de forma numérica), determinada (se tratará de una cantidad exacta), vencida (habrá superado el plazo de pago) y exigible (no depende de ninguna condición o contraprestación).

  1. ¿Qué se necesita para iniciar el proceso?

El acreedor debe cumplimentar un escrito que presentará en el juzgado de primera instancia de su localidad (si es una comunidad de propietarios, puede elegir entre el del lugar en el que se ubica o el de la localidad de origen del deudor). En dicho escrito dirá quién es, qué le deben y en concepto de qué, además de indicar la identidad del moroso, su lugar de residencia, la cuantía de la deuda y el origen de la misma.

  1. ¿Hay que aportar alguna prueba?

Es fundamental acompañar la petición del juicio monitorio de cualquier documento que pueda acreditar la existencia de la deuda, lo que incluye desde facturas a albaranes, pasando por emails, faxes o certificaciones de impago.

procedimiento-monitorio

  1. ¿Qué hará el juzgado una vez recibida mi petición?

Notificará al deudor el inicio del procedimiento monitorio y le exigirá el pago de la cantidad adeudada en un plazo de 20 días. Si no consigue localizarle, la causa se archivará.

  1. Si el moroso es localizado, ¿cómo puede actuar?

Hay varias opciones. La primera, muy poco probable, es que reconozca la deuda y la pague (lo que pondrá fin al juicio monitorio). La segunda es que ni pague ni se persone en el juzgado, lo que permitirá al acreedor exigir la ejecución de la deuda mediante el embargo de las nóminas, cuentas y bienes del moroso y cerrará el monitorio. La última opción es que se persone en el juzgado pero no reconozca la deuda y presente un escrito de oposición al procedimiento.

  1. ¿Y qué sucederá en ese caso?

La cosa se complica, ya que el juicio monitorio concluye y se inicia el verbal, que exige al demandante la asistencia de abogado y procurador si la cantidad reclamada es superior a 2.000 euros. La situación será aún más delicada si la deuda excede de 6.000 euros, pues obligará al acreedor a interponer una demanda ordinaria: de no hacerlo, tendrá que asumir las costas judiciales, al igual que si presenta la demanda pero sus argumentos no convencen al juez. Esta es la mayor desventaja del monitorio, por lo que antes de iniciarlo debemos asegurarnos de que podremos demostrar con pruebas que la deuda existe y estar convencidos (o casi) de que el moroso no se opondrá.

En Dipcom Corporate somos expertos en reclamación de deudas, asesoría para emprendedores y procedimientos destinados a proteger el patrimonio personal del empresario. Sabemos cómo levantar un negocio en crisis y tenemos un elevado porcentaje de éxito para demostrarlo. Infórmate sobre nuestros servicios a través de nuestro formulario de contacto

Procedimiento monitorio: las 7 etapas para cobrar deudas vía juicio monitorio
Valora este artículo