Los españoles ya no creen en el emprendimiento

Dicen que el ser humano es un animal de costumbres, y posiblemente el ciudadano español sea uno de los mejores ejemplos de ello. Por más esfuerzos que están haciendo las autoridades para impulsar el mercado del alquiler de vivienda, la mayor aspiración de los españoles sigue siendo tener un piso en propiedad. Y por más que se ha tratado de fomentar el autoempleo durante los últimos años, los españoles prefieren el trabajo por cuenta ajena…

Así lo confirma el Estudio Global de Emprendimiento Amway, realizado por esta compañía en colaboración con la escuela de negocios de la Universidad Técnica de Múnich y la empresa de investigación GfK. En su última edición, correspondiente a 2016, el informe observa grandes descensos en la cifra de españoles con una actitud positiva hacia el emprendimiento y en el número de los que se ven montando su propio negocio.

Baja la tasa de paro y con ella, el número de autónomos

Autoemplearse se convirtió en la única vía de acceso al mercado laboral para muchos españoles a partir del inicio de la crisis. En los peores años de la recesión, en los que la tasa de paro prácticamente se duplicó, pasando del 14% en 2008  al 26% en 2012, el número de emprendedores también se redujo, pero mucho menos. Según los datos de la Federación nacional de trabajadores autónomos ATA, España pasó de 3,4 millones de autónomos en 2008 a poco más de 3 millones en 2012, lo que supuso un descenso del 11%.

Miles de empresas echaron el cierre durante esos años y muchas otras tuvieron que realizar importantes ajustes en sus plantillas, por lo que las autoridades decidieron impulsar el emprendimiento con todo tipo de planes de apoyo y tarifas planas durante los primeros meses de actividad por cuenta propia. Y las medidas dieron resultado, ya que más de la mitad de los autónomos que hay en España montaron su negocio hace más de cinco años, coincidiendo con el inicio de la crisis. Fue el auge de las startup en España.

Un futuro complicado para el trabajo por cuenta propia

Sin embargo, el interés por emprender se ha reducido durante el último año, como consecuencia de la recuperación de la economía española (el PIB creció un 3,2% en 2016) y, sobre todo, por la mayor creación de puestos de trabajo (la tasa de paro despidió el ejercicio en un 18,6%). Tal como alertan desde las asociaciones de autónomos, el número de nuevos emprendedores también ha caído en 2016 y, aunque ya actualmente hay registrados 3,2 millones de autónomos, la tendencia de cara al futuro no es muy halagüeña.

Los sectores que suponen más de la mitad del trabajo autónomo (el comercio, la agricultura, la construcción y la hostelería) son los que más empleo están creando, lo que hace prever una caída del número de personas que intentan montar su propio negocio. Además, el estudio de Amway señala que actualmente solo 4 de cada 10 españoles desean ser emprendedores y crear una startup, y la cifra es aún menor entre las mujeres o los mayores de 50 años.

jóvenes emprendedores

Los jóvenes sí creen en el emprendimiento

Pero siempre hay un espacio para la esperanza, que en este caso ocupan los jóvenes. Según el citado análisis, el 74% de los menores de 35 años tiene una actitud positiva hacia el emprendimiento y más de la mitad se ve montando su propio negocio, lo que significa que la cultura del autoempleo ha calado en ellos… Otra cosa es que luego exista el caldo de cultivo necesario para que puedan hacerlo (en cuanto a financiación, formación, ayudas…), ya que actualmente solo un 1,9% de los autónomos españoles tiene menos de 25 años.

Si tienes una idea de negocio y quieres poner en marcha una startup, desde Dipcom Corporate podemos echarte una mano para hacerla realidad. Contacta con nosotros si necesitas buscar financiación, desarrollar el Plan de Negocio o buscar socios o inversores.