La pyme se sube a la ola del e-commerce

El e-commerce español sigue creciendo en el entorno del 20% anual, tras superar los 20.000 millones de euros de facturación en 2016. Tres han sido los aspectos que han marcado la evolución del sector de las ventas online durante el último año en relación a los ejercicios precedentes: el boom de las ventas a través del móvil, la irrupción del fenómeno click & collect y, sobre todo, la mayor implantación del comercio electrónico entre las pymes.

Tal como señala la encuesta Perfil del comerciante online 2017, elaborada por la tecnológica Xopie, el 15% de los pequeños negocios españoles ya utiliza el e-commerce en su actividad habitual, frente al 12% registrado en 2015. Esta tendencia tiene importantes implicaciones, ya que permite trasladar parte de la actividad económica del país hacia zonas menos pobladas (el 74% de los comercios online se instalan en municipios de menos de 100.000 habitantes) y favorece la internacionalización de las compañías (el 53% de las tiendas virtuales europeas exporta sus productos, frente al 12% del conjunto de las empresas del continente).

Más actividad a través del móvil y las redes sociales

El otro gran cambio del último año ha sido el espectacular impulso registrado por las compras a través de los dispositivos móviles (smartphones y tablets), que han pasado de representar el 17% del total de las ventas online en 2015 al 54% el último año, según la encuesta de Xopie. Además, los comercios en los que el móvil supone más del 10% de su facturación han sido los que más han crecido en 2016, multiplicando su volumen negocio hasta dos veces y media.

Las redes sociales también se han consagrado como el canal de comunicación y marketing más utilizado por las compañías que distribuyen sus productos y servicios a través de Internet. Concretamente, la encuesta señala que hasta el 83% de los comerciantes online utiliza estas plataformas con fines profesionales, decantándose mayoritariamente por Facebook (lo usan el 80% de las tiendas de e-commerce), Twitter (26%) y Google Plus (16%).

ventas online

Una revolución más logística que informática

Pero el desarrollo del comercio electrónico no es un reto exclusivamente tecnológico, sino que tiene otras muchas ramificaciones. Por ejemplo, existe una dura pugna entre los principales actores del sector (con Amazon a la cabeza) por repartir los productos antes que nadie y al precio más bajo, además de ofrecer la mayor flexibilidad posible al comprador y un eficaz servicio de devoluciones, lo que requiere de una logística perfectamente engrasada.

En este sentido, el estudio de Xopie destaca el crecimiento de la fórmula click & collect (comprar online y recoger offline), que habría sido adoptada en 2016 por uno de cada tres negocios de ventas online. Competir en este ámbito es sencillo para compañías con presencia física (Mango, Zara, FNAC, El Corte Inglés, Media Markt o Carrefour), pero el resto de tiendas virtuales está teniendo que echar mano de otras opciones, como las oficinas de Correos (y sus consignas Homepack y Citypack) o los puntos de entrega YuPick, Kiala, Seur, MRW o Celeritas.

De cara a los próximos años, el principal reto del e-commerce es hacer compatible su crecimiento con la sostenibilidad del tráfico, ya que las ventas online de millones de paquetes diarios multiplica el número de furgonetas, motos y camiones en el centro de las ciudades. Las opciones que se barajan para hacer frente a este desafío (conocido como la logística de última milla) van desde apostar por flotas más ecológicas hasta crear centros de distribución específicos para cada zona, pasando por impulsar la colaboración entre los distintos actores del sector o establecer franjas horarias de reparto (por las noches) o crear carriles específicos.

La pyme se sube a la ola del e-commerce
Valora este artículo