¿Cuánto cobra de media un autonómo en España?

Autónomo. Libertad, flexibilidad, toma de decisiones, ser tu propio jefe, satisfacción personal, sueños cumplidos. Y muy poco dinero en el bolsillo. De hecho, mucho menos que los trabajadores por cuenta ajena. Es un hecho: el salario medio de los autónomos en España es de tan solo 751 euros al mes, de acuerdo a las  estadísticas más recientes de la Agencia Tributaria correspondientes al IRPF.

Tal y como señala un reciente artículo de El Economista, la brecha entre asalariados y trabajadores por cuenta propia supera nada menos que el 55%. En el último ejercicio disponible, los autónomos tuvieron un rendimiento neto de 10.409 euros al año de media. Una cifra muy diferente a la de los trabajadores por cuenta ajena. El sueldo medio anual para los asalariados fue de 18.873 euros en el mismo intervalo de tiempo.

Un carga tributaria excesiva

Como ya comenté en el artículo ¿Cuánto cuesta ser autónomo en España?, nuestro país es uno de los que más carga impositiva impone a los trabajadores por cuenta propia, a pesar de que haya habido ciertos avances. Las comparaciones son odiosas, aunque en este caso sirven para dejar al descubierto la necesidad de soltar esa cuerda que ahoga a los autónomos a fin de mes. Por lo menos, de bajar las cuotas, como primer paso. Especialmente si lo comparamos con vecinos como Reino Unido, donde la cuota fija  es de entre 13 y 58 euros o con Francia o Italia, donde las cuotas se pagan en función de las ganancias.

Para entender la frustración de los trabajadores que intentan ganar un sueldo digno de forma independiente, sólo hay que ver el post que se hizo viral sobre cuánto tiene que ingresar un autónomo para ganar 938 euros “limpios” al mes. A la autora se le iba (literalmente) la mitad de lo ganado entre el seguro para autónomos, IVA, IRPF y gastos varios, como teléfono o transporte. Es cierto que quizá este sea un extremo y no todo el mundo paga 1000 euros en impuestos, pero, sin duda, muestra lo delirante que puede llegar a ser esta realidad.

autonomo-sueldo

No sólo se trata del sueldo, también de la cotización y de la pensión en el futuro. Para poder acceder a la jubilación, los trabajadores autónomos deben haber cotizado al menos 15 años. Sin embargo, dicho plazo no asegura el cobro de la pensión plena. En la actualidad se necesitan 35 años. En el futuro aumentará. Igual que se retrasa la edad de jubilación, se está tramitando una nueva ley. A partir de 2027, para cobrar el 100%, un autónomo tendrá que haber cotizado durante 37 años.

Otro dato que debemos tener en cuenta es que la cuantía a cobrar depende tanto de la base de cotización elegida por el autónomo a lo largo de su vida laboral como de la edad y el año en el que el trabajador se vaya a jubilar. Dado que el 86% de los autónomos eligen la base mínima de cotización hasta los 48 años, la pensión máxima a la que pueden optar actualmente es de 766 euros. Y la media de jubilación de un autónomo es de 647,56 euros, lo que supone unos 470 euros menos que los del Régimen General (1.117,85).

Las reformas que vienen

Pero no seamos derrotistas, no todo son malas noticias. Se avecinan cambios legislativos. De una vez por todas, parece que el Gobierno se ha dado cuenta de la  extrema gravedad de esta situación. Los autónomos han sido clave en esta campaña, sobre todo en el caso de Ciudadanos, que los ha situado como piedra angular de su programa. Ahora, nos queda esperar para ver si las medidas que se aprueben serán o no efectivas. Estas son las cuatro principales:

-Adaptar el pago de las cuotas a la Seguridad Social en función de los días trabajados, en lugar de por meses como actualmente. Además, se permitirán hasta cuatro cambios al año de la base de cotización.

-Ampliar la cuota reducida de 50 euros para nuevos autónomos de 6 meses a un año.

-Eliminar el pago de cuotas a la Seguridad Social durante la baja de maternidad y equiparar las prestaciones económicas de las madres autónomas que se reincorporen a su actividad en los dos años posteriores al parto a las de las trabajadoras que cotizan en el régimen general.

-Incluir los gastos de mantenimiento del vehículo y de los suministros de luz y agua en la deducción del IRPF de los autónomos.

Estamos ante un avance, pero aún queda mucho por hacer en este sentido. Igual de importantes que estos puntos, son aquellos  que aún no han sido aprobados, pero se van a estudiar. Empezando por la exención del pago de las cuotas a la Seguridad Social si los ingresos del autónomo son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).Y siguiendo con la necesidad de flexibilidad en la cotización para los autónomos a tiempo parcial o esporádicos. También es clave la compatibilización del trabajo autónomo con la percepción de la pensión de jubilación. En definitiva, es necesario alcanzar la igualdad de prestaciones sociales para los trabajadores por cuenta propia y por cuenta ajena.