Preconcurso de acreedores: Una forma de evitar el concurso necesario

“La clave de la gestión de crisis no es bueno vs malo, es evitar que lo malo pueda convertirse en algo peor”.  Andy Gilmam,  CEO de Comm Core Consulting. 

En muchos aspectos de la vida escuchamos la frase, “tranquilo, no te anticipes a los acontecimientos” como respuesta a situaciones que nos estresan o agobian y preocupaciones que nosotros mismos creamos en nuestra mente. Esas coletillas,  “espera y verás”, “todo se va a solucionar”, son muy buenos bálsamos para calmar conciencias y en muchos casos, puede que incluso funcionen, pero no en la gestión de crisis. Cuando tienes una empresa y las cosas van mal, es imperativo que te anticipes a los acontecimientos. Tenemos que estar siempre diez pasos por delante del peor de los escenarios.

¿Sabemos cuál es uno de los peores escenarios? El concurso  necesario, el concurso que solicitan nuestros acreedores. Por tanto, la mejor medida para evitar por todos los medios llegar a este punto, es el preconcurso de acreedores, una alternativa muy efectiva al concurso de acreedores.

¿Cuáles son los aspectos positivos que nos ofrece un preconcurso de acreedores?

En el preconcurso las ventajas superan a los inconvenientes. Y para nada significa el fin, de hecho,  las negociaciones con nuestros acreedores pueden suponer un nuevo principio para nuestra empresa.

  • Se obtiene una ampliación del plazo obligatorio para la presentación del concurso. Esto es, tres meses de negociación con los acreedores más otro mes para comunicar si no se logra un acuerdo. Un valioso tiempo extra para reflotar la empresa.
  • No altera la actividad de la empresa y los órganos de administración siguen intactos.
  • Durante dicho plazo se prohíbe la posibilidad de que los acreedores presenten un concurso necesario de acreedores contra el deudor.
  • Tras dicho aviso de concurso, sé por experiencia que la mayoría de acreedores se sienten más proclives a refinanciar la deuda ya existente, negociando un calendario de pagos, con quitas y/o esperas, que suele permitir acabar con la situación de insolvencia al término del plazo preconcursal.
  • Los costes, siempre que se llegue un acuerdo satisfactorio, son menores, dado que no será necesario el nombramiento de un administrador concursal. Un preconcurso de acreedores no es caro, a diferencia de lo que se suele creer.

¿Y si mi empresa es insolvente pero aún así decido no presentarlo?

En el momento en el que somos conscientes de nuestra insolvencia y decidimos no tomar acciones, es decir, si tomamos la vía de la omisión, podríamos enfrentarnos a problemas legales muy serios. Probablemente, más pronto que tarde nuestros acreedores soliciten un concurso necesario. A esto hay que añadir que vamos a jugar en el tiempo de descuento y partimos de la base de que cualquiera de nuestras acciones contarán con un margen de maniobra mucho menor.

  • Los administradores de la empresa tendrán que afrontar la responsabilidad del proceso de crisis. Conviene recordar que  la Ley somete a los administradores de empresas insolventes a un régimen de responsabilidades muy severo.
  • Se suspenden las facultades del consejo de administración. Ya no estaremos al cargo de nuestro negocio.
  • Si existe dolo o culpa en el concursos necesario, el patrimonio personal de los administradores puede ser embargado, desde el principio del procedimiento, con carácter preventivo, como garantía para los acreedores,  algo que no sucederá con el preconcurso.
  • La imagen pública de la compañía puede ser dañada, mientras que con el preconcurso de acreedores no se hará pública en el BOE, por lo que no afecta a la reputación de la compañía ni le hará perder clientes.
  • A largo plazo la inversión en abogados concursales y procurador va a ser mucho más alta que en el preconcurso, ya que el proceso está más avanzado.  

¿Te parecen razones suficientes? Contacta con nosotros, en Dipcom vamos a elaborar un plan de salvamento para reflotar tu empresa en el menor tiempo posible. Las palabras de aliento o complacencia, se las dejamos a otros.

Puedes consultar más sobre nuestro equipo de abogados y economistas especializados en en reestructuración de empresas en el siguiente documento anexo. Asesoría para empresas en crisis. Como te puedo ayudar.

Preconcurso de acreedores: Una forma de evitar el concurso necesario
Valora este artículo