¿Estás preparado para una entrevista por fortalezas?

Tienes una entrevista de trabajo. Nervios. Noche sin dormir. Eres joven y te has graduado hace poco. Te has preparado a conciencia las posibles preguntas sobre tus excelentes cualidades y competencias. Y te encuentras de sopetón con estas preguntas:

-Describe una situación en la que te hayas sentido tú mismo

-¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

-Cuéntame algo que hayas conseguido de lo que estés especialmente orgulloso. ¿Qué pasos seguiste para conseguirlo?

-¿Qué tareas suelen estar siempre al final de tu lista de cosas por hacer?

-¿Cómo describirías un día de éxito?

Un momento, ¿de verdad esto es relevante? Más de lo que crees. Cada vez más empresas están llevando a cabo el modelo de entrevistas por fortalezas. Entre ellas, gigantes como Ernst and Young, Barclays o Nestlé. El objetivo es encontrar talento genuino.

entrevista-por-fortalezas

Este tipo de entrevistas están diseñadas para descubrir lo que el candidato disfruta haciendo y cuál es su talento natural, en vez de lo que serán capaces de hacer basándose en su experiencia anterior, que es lo que se suele evaluar en las entrevistas por competencias.

Está demostrado que cuando un trabajador está inmerso en una tarea en la que disfruta, sus niveles de implicación y de energía son altísimos. Este método se basa en la psicología positiva, esa idea de que todos tenemos un talento natural, pero tenemos que descubrirlo.

A través de esto el evaluador puede encontrar fortalezas que van desde atributos individuales, hasta su alineación con los valores que conforman la  cultura corporativa o su capacidad de adaptarse de forma flexible y ágil a las necesidades de la empresa. Por ejemplo, credibilidad, responsabilidad, capacidad de análisis, capacidad organizativa, entre otras.

¿Cuales son las ventajas de este modelo frente al modelo basado en competencias?

El modelo de competencias se usa sin demasiadas reservas. Es válido, claro, pero tiene algunas debilidades. Se centra en lo que el candidato asegura que ha conseguido, pero puede que  todo sea una exageración. Hay técnicas aprendidas.

  • Con este modelo, la persona no puede ensayar. Cada vez más, hay respuestas cuadriculadas, ensayadas hasta la saciedad. Hay cursos, hay material en Internet sobre cómo responder a preguntas que se saben de sobra. ¿Dónde está la naturalidad del entrevistado? 
  • Se puede apreciar el potencial de cada candidato en su totalidad. No solo se fija en ciertas aptitudes genéricas, sino que explora en detalle qué tipo de habilidades tiene el candidato para desempeñar con éxito el trabajo.
  • No solo sabremos que el candidato será capaz de desempeñar el cargo, también que estará motivado y sacará lo mejor de sí mismo.
  • Se descartan más rápido las personas que no son aptas para el puesto. 
  • Los candidatos no seleccionados entienden que no se hubieran sentido completos en el puesto, por lo que no no hay un sentimiento de fracaso.
  • Sobre todo para candidatos recién graduados, es una experiencia más satisfactoria que una entrevista típica, sienten que pueden expresarse, lo que mejora la imagen de la empresa.

¿Y los inconvenientes?

  • Se necesita más tiempo para identificar las fortalezas y hay que formar a los entrevistadores para identificarlas.
  • En mi opinión, que uno no disfrute haciendo algo no significa en todos los casos que lo vaya a hacer mal, hay partes del trabajo que pueden ser monótonas o aburridas, pero la necesidad de tener un sueldo cada mes también es una motivación en sí misma y hace que nos adaptemos. Quizá en este sentido es un poco más complejo saber con absoluta seguridad cuando alguien hará algo bien o mal.

¿Cómo prepararse para este tipo de entrevistas?

La mala noticia es que no hay forma de practicar la respuesta perfecta. La buena es que no la vas a necesitar, porque solo tienes que ser tú mismo. No hay respuestas malas ni candidatos malos. Eso sí, puedes ir pensando como expresar que es lo que te gusta y prepárate para ser abierto y honesto. No vale la pena intentar ser alguien que no somos, porque se notará a la legua.

Y como siempre, hay que estudiarse las claves de la compañía, cuál es su misión, tener en la cabeza ciertos datos, etc. Eso no cambia. 

La persona que evalúa valorará tanto la autenticidad como en el nivel de energía y compromiso en las respuesta. El candidato debe mostrarse relajado, seguro de sí mismo y entusiasta.  Suerte.