¿Amenaza Facebook el futuro de Linkedin?

Parece que Mark Zuckerberg no tiene suficiente con liderar la red social con más usuarios del mundo, la misma que cuenta con tres cuartes partes de la cuota total de inversión en publicidad en redes. Y a su vez, la misma que cuenta con todos los datos del gigante Whatsapp. Tampoco se contenta con haber lanzado su servicio para la compraventa de productos, llamado MarketPlace, que confronta directamente con el modelo de negocio de WallapopFacebook quiere ahora ayudarnos a encontrar empleo. Un momento, ¿No existe ya una red social para eso? Si, pero nunca está de más buscar nuevas formas de mantener a sus usuarios conectados.

 

facebook-to-linkedin

La compañía anunció el lunes su deseo de lanzar una característica que permite a los administradores de páginas publicar ofertas de trabajo y recibir currículums de los candidatos. Sus ingenieros están realizando pruebas para poder llevarlo a cabo. Con esta medida, Facebook entraría a competir directamente con la red profesional LinkedIn.

“Basándonos en el comportamiento que hemos visto en Facebook, donde muchos pequeños negocios publican ofertas de trabajo en sus páginas, estamos realizando una prueba para que los administradores de páginas publiquen ofertas de trabajo y reciban currículums de candidatos”, ha asegurado un portavoz de la compañía. La otra novedad es que el sistema, sería de pago. Según ha recogido un informe de TechCrunch, con esta nueva característica, las empresas que tengan una página en Facebook pagarían a la compañía para que su oferta de trabajo llegase a más usuarios/candidatos.

Las empresas mejorarían así el tráfico de su página de Facebook, además de comercializar sus productos en el canal de noticias. Las funciones también incluirán el botón “aplicar ahora” para que los usuarios pudieran optar a ofertas de trabajo de forma directa.

Sin embargo, en mi opinión, lo cierto es que Facebook no supone una amenaza directa para Linkedin. Al menos por ahora. Entre otras razones porque Facebook acumula mucho ruido y demasiadas distracciones, que es precisamente lo que Linkedin, adquirida este año por Microsoft, ha intentado evitar creando una red social profesionalizada de calidad. En Facebook se cuela cualquier tipo de contenido, en Linkedin no.

La razón de ser Facebook, según sus propios creadores es desarrollar una experiencia única, generar un sentimiento en el usuario, conectar personas y crear un mundo más conectado en general. Encontrar empleo no forma parte de su misión. No creo que resulte exitosa la idea de mezclar ocio y trabajo en una misma plataforma.

Por otro lado, no tiene una estructura de datos para conseguir algo así, a corto o medio plazo: los datos que los usuarios de Facebook vierten en la red social son diferentes a los de Linkedin, no intercambiables. Su forma de actuar es también distinta. La gente no comparte la misma información con “amigos” que con “contactos”, precisamente porque no son lo mismo. Incluso si quisieran compartir información curricular, desarrollar las herramientas de Linkedin costaría tiempo y trabajo. Tendremos que esperar para ver si acabamos usando Facebook para todo y acaba con la redes sociales sectorizadas, pero por ahora, no hay indicios de que tenga esa capacidad, a pesar de sus intentos por abrirse a nuevos campos.