Cómo construir (y mantener) una cultura corporativa fuerte

Group of Business People in Office Building

“Si eres lo suficientemente afortunado como para ser el jefe de alguien, tienes la obligación moral de garantizar que ese alguien se levanta cada mañana con ganas de acudir al trabajo”  – John Mackey, Whole Foods Market

improve_corporate_culture

Desarrollar una cultura corporativa robusta es una estrategia muy efectiva para impulsar nuestra compañía, especialmente si está atravesando un momento complicado. La cultura corporativa diferencia a unas empresas de otras y puede crear una ventaja frente a la competencia. Es cierto que es difícil de cuantificar con datos, pero que no sea tangible no significa que a largo plazo no sea beneficiosa para el equipo. Y no, no es necesario ser Facebook, Apple o ninguna gran compañía mundialmente conocida, con miles de empleados. Las pymes también pueden -y deben- promover su propia cultura.

Aquí os presento algunos de los factores a tener en cuenta para impulsar una cultura corporativa con éxito.

-Cuenta con buenos líderes. Los líderes tienen que encarnar la cultura y representar el modelo aspiracional del resto del equipo. Tienen que hacer que las personas les sigan por voluntad propia y comportarse como personas a imitar que proyecten la imagen de la empresa.

-Establece valores y normas. Este modelo debe estar basado en los valores de la empresa. ¿En qué crees? ¿Cuál la misión de la compañía en el mundo? ¿Cómo va a llegar a cumplir sus objetivos? Aquí entra como tratas a tus clientes, cómo te relacionas con los vendedores, etc. Sobra decir que las normas y valores tienen que quedar reflejados por escrito y estar a disposición de los empleados, o correrán el riesgo de perderse entre la nebulosa

-Comunica esa cultura a través de símbolos. Estos valores se aprenden mejor de forma simbólica. El lenguaje es vital. Es importante encontrar aquellos términos que nos definan y que se incorporen al lenguaje de la organización. Tal y como señala este blog de Cinco Días “lenguaje y acción están íntimamente alineados, sólo se puede actuar en una línea determinada si previamente se habla de forma determinada”.

-Crea un modelo de trabajo que te haga único. Por poner un ejemplo, la cultura Bloomberg es reconocida internacionalmente porque sus oficinas carecen de despachos, dando la sensación de que no hay marcadas jerarquías a la hora de trabajar. Esto es algo diferenciador. ¿Cómo te gusta trabajar? ¿Das libertad al teletrabajo’ Todo esto define la cultura corporativa. No copies. Busca la autenticidad.

-Celebra los triunfos. Tu equipo es lo primero, por eso es fundamental reconocer, celebrar y recompensar los resultados positivos alcanzados. No de forma aislada, siempre. El reconocimiento y respeto por tus empleados debe ser la piedra angular de la cultura corporativa de tu empresa.

-Impulsa esta cultura  de forma gradual y natural. Llegar de un día para otro con un credo y unos mandamientos puede resultar extremadamente agobiante para el equipo. Una cultura errónea o forzada no va a funcionar. No todo es llegar y decir “somos una familia” a bote pronto, -concepto que, por cierto, me da un poco de repelús por lo general. Las nuevas normas pueden implementarse desde el principio con los nuevos trabajadores, pero quizá tarden más tiempo en hacer efecto en el equipo ya existente.

Como veis, no se necesita contar con ingresos de seis ceros y con excelentes prestaciones para crear una cultura corporativa que mejore tu compañía. Basta con tener claro nuestros objetivos y valores, saber comunicarnos y poner al equipo por delante.