Claves para refinanciar las deudas de tu empresa con éxito

Llegar a un acuerdo con el banco para refinanciar deudas de empresa ofrece un alivio para las compañías y puede evitar el concurso de acreedores, como ya conté en un post anterior ¿Qué beneficios puede obtener una pyme al refinanciar sus deudas? Podrá ampliar el plazo de devolución, obtener liquidez y asumir un programa de pago acorde a su situación. ¿El inconveniente? Si no se hace de forma adecuada y guiado por especialistas, en el mejor de los casos puede ser un proceso muy largo; en el peor, los elevados intereses pueden dejar a la empresa en una situación de quiebra. A continuación, detallo algunos pasos a seguir para refinanciar deudas de empresa con éxito.

refinanciar deudas empresas

Tener claro el objetivo principal

El objetivo de una refinanciación de deuda es retrasar los vencimientos de deuda y dotar con financiación adicional a la empresa cuando ésta no puede hacer frente al pago de los préstamos que se le habían concedido. Para las compañías, estamos ante una condición sine qua non que garantiza su supervivencia. Para las entidades financieras, se trata de una opción viable de cobrar el dinero prestado. Durante este periodo debemos ser honestos acerca de nuestra situación, sin adornos, ni falsas interpretaciones.

Un buen Plan de Viabilidad es fundamental

La pyme debe justificar ante el banco la razón por la que desea realizar la operación. Y también debe justificar que se hará cargo de los gastos. Por eso, el plan de viabilidad lo es todo. Las empresas han de presentar un buen plan de viabilidad con su estrategia de refinanciación para que entidades financieras, inversores privados e institucionales aseguren la redefinición de los créditos. Es imprescindible que este plan sea claro y ordenado con el fin de ganar credibilidad ante dichas instituciones y obtener la estructura financiera adecuada para el reflotamiento de la compañía. De esta forma evitará llegar a un caso de insolvencia y concurso de acreedores.

Unificar deudas

Hay diferentes casos, cada empresa es un mundo. Por un lado, puede ser que la compañía sólo tenga compromiso con un banco, por ejemplo, una hipoteca. Esta situación es la  más sencilla de resolver. En caso de que  tenga compromisos con varias entidades, el proceso de la renovación de la deuda se vuelve más complejo y  su duración puede ir de tres a meses. Esto dependerá, sobre todo, del pool bancario, en otras palabras, del número de bancos con los que se tenga una deuda. Una opción interesante es unificar las deudas y llegar a un acuerdo con todas las entidades bancarias. La empresa debe sentarse con sus acreedores y presentarles su plan. En algunos casos a la hora de unificar la deuda, los bancos pueden solicitar la aportación de garantías reales (hipoteca) o avalistas.

Se comprometen a refinanciar las deudas, ¿y ahora qué?

La cosa no acaba aquí. Cuando las entidades acceden a la refinanciación su deuda, fijar nuevas fechas de amortización y realizar un nuevo plan de pago acorde con la situación real, lo importante es que que la compañía coja oxígeno para seguir adelante y generar beneficios. Todo plan de refinanciación de la deuda debe ir de la mano de un plan de acciones por parte de la pyme sobre la gestión operativa de su actividad. Es aconsejable contar con un plan estratégico que incluya la reestructuración operativa; la eliminación de todo tipo de ineficacias productivas y la expansión comercial y de negocio. Algunos de los métodos son: el redimensionamiento de la plantilla, si es estrictamente necesario o eliminación de ineficiencias productivas y administrativas.

Cuenta con una asesoría para empresas en crisis

Se trata de un proceso complejo en el que lo más seguro es que las pymes tengan que contar con asesoría especializada. Una asesoría para empresas en crisis se encarga de realizar un estudio profundo de su gestión y evalúa cómo van a actuar ante la nueva situación económica.  Además, es la encargada de cuantificar las necesidades financieras a corto y a largo plazo. En Dipcom Corporate  combinamos el trabajo externo de consultoría con el interno de un miembro de nuestro equipo. Esto es, introducimos un experto dentro de la empresa para liderar el proceso de reflotamiento. Si quieres saber más sobre nosotros, puedes consultar este documento anexo. Asesoría para empresas en crisis. Como te puedo ayudar.