Préstamos para empresas en crisis y otras formas de salvación

Según un reciente estudio del BBVA,  el endurecimiento de las condiciones en el acceso a la financiación bancaria que afectó a las pymes españolas tras la crisis ha quedado atrás, tal y como demuestra la recuperación del crédito a nuevas operaciones y la reducción de los tipos de interés. Buenas noticias. Pero ¿y las empresas que están afrontando dificultades económicas? ¿Es fácil para ellas conseguir un préstamo?

Depende de las vías que las empresas elijan. No es lo mismo pedir un préstamo cuando estás al borde de un concurso de acreedores que pedir un préstamo para solventar falta de liquidez puntual. Cuando la crisis no es severa las empresas pueden optar por la financiación alternativa. Pero cuando las empresas tienen un agujero verdadero estos son algunos de los métodos. Los prestamos para empresas en crisis no son siempre la solución más recomendable y a continuación diré el porqué.

prestamos para empresas en crisis

Acudir  a préstamos rápidos. En los años anteriores a la crisis los préstamos rápidos nos inundaban por todas partes ¿recuerdan? Dinero al momento, sin preguntas, sin condiciones. Para un coche, para las vacaciones, para darse un capricho. Después pasaron de ser meros ejemplos de la burbuja al clavo ardiendo de algunas empresas. Lo que este tipo de préstamos no cuentan es lo abusivo de sus intereses. Del 13 al 35 %. Si estamos con el agua al cuello, estos préstamos para empresas en crisis nos sacarán a flote por un tiempo, pero hemos de tener cuidado de que después no nos ahoguen en lo más profundo. Podemos solicitar una pequeña cantidad de dinero en un momento, pero no nos malacostumbremos o pagaremos las consecuencias caras, nunca mejor dicho.

Refinanciar deudas. Este proceso de refinanciación de la deuda de pequeñas y medianas empresas se basa en retrasar los vencimientos de deuda con financiación adicional. En este punto, la empresa accede a  los instrumentos financieros necesarios para el desarrollo del curso ordinario del negocio. Puede solicitar la redefinición de los créditos a financiación de bancos, inversores privados e institucionales. Es aconsejable contar con el apoyo de profesionales (asesores legales, fiscales y financieros) que aporten experiencia y agilidad en este tipo de operaciones.

Ser participadas por Venture Capital. Las sociedades de Venture Capital o capital riesgo invierten sobre todo en empresas con alto nivel de riesgo. Diversifican sus proyectos para conseguir una mayor diversificación del riesgo en sus carteras de inversión. Un dato lo dice todo: las empresas españolas participadas por el capital riesgo aumentan un 17% durante la crisis. Suponen un considerable impulso y son capaces de reflotar el funcionamiento de empresas españolas.Lo mismo puede ocurrir con otro tipo de inversores como Business Angels, Family Office  o inversores particulares.

Vender una parte de la empresa o su totalidad. Esto es, a pesar de lo que se cree, es muchas veces una solución más efectiva que los préstamos para empresas en crisis. Hay multitud de inversores dispuestos a adquirir participaciones de empresas, bien para ampliar su negocio, diversificar o ganar cuota de mercado. Siempre hay que informarse de si los compradores tienen la capacidad, conocimientos, experiencia y medios necesarios para reflotarla y hacerla rentable de nuevo. Como todo, tiene también sus riesgos. Hay empresas especializadas en este tipo de servicios que no ofrecen garantías. Es importante conocer el historial de los compradores para que la empresa no quiebre inmediatamente después de haber sido adquirida. Este proceso se tiene que llevar a cabo por profesionales con dilatada experiencia que actúan como mediadores.

Gestión de Crisis en tu empresa. Como te puedo ayudar.

En Dipcom Corporate tenemos una solución integral para abordar esta realidad desde todos sus ángulos. Lo primero es la reestructuración económica y la reestructuración financiera. Y también tenemos un servicio de compra venta de  empresas en crisis.