¿Cómo sacar adelante acuerdos de refinanciación con entidades financieras?

En el momento actual, llegar a acuerdos de refinanciación con los bancos no es tan difícil como pensamos. El nivel de morosidad bancario actual es elevado y las entidades financieras están más que nunca dispuestas a escuchar fórmulas que faciliten el pago de sus clientes. Pero aunque las condiciones sean favorables, para llevar a cabo este complejo proceso con éxito en pequeñas y medianas empresas, es preciso seguir una serie de pautas.

Lo principal es diseñar una estrategia clara. Para ello tendremos que desarrollar el plan de viabilidad de la compañía, calcular la tesorería necesaria para llevarlo a cabo y analizar los riesgos. La propuesta de reestructuración que planteemos a los bancos deberá ser coherente y verosímil.

¿En qué consisten los acuerdos de refinanciación?

Básicamente los acuerdos de refinanciación buscan reestructurar y dar plazos más largos los vencimientos de la deuda que tiene la empresa. Para ello, habitualmente se agrupan las deudas a corto y medio plazo y se renegocian a largo plazo, de manera que puedan devolverse los préstamos. No olvidemos que el objetivo de la pyme siempre será la viabilidad y continuidad de la compañía.

También hay que tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones, las deudas suelen estar avaladas por los propios empresarios por lo que los acuerdos de refinanciación servirán también para salvaguardar y proteger el patrimonio de sus dueños.

¿Cómo conseguir que las entidades confíen en nosotros?

Si el objetivo de la pyme es continuar con su negocio, el de las entidades financieras es garantizar el cobro de la financiación otorgada. Por tanto, las empresas deberán presentar plan de viabilidad que sea creíble para entidades financieras, inversores privados e institucionales. Este factor es clave. Es imprescindible que el plan de viabilidad sea coherente y esté bien estructurado con el fin de ganar credibilidad ante dichas instituciones y obtener la estructura financiera adecuada para el reflotamiento de la compañía.

concurso-de-acreedores

¿Es la antesala del concurso de acreedores?

Definitivamente no. Los acuerdos de refinanciación pueden evitarnos caer en el preconcurso o en el concurso de acreedores y, de hecho, lo consiguen en la mayoría de las ocasiones. Pero, un momento. Las negociaciones de los acuerdos de refinanciación se pueden alargar más de lo esperado. Por eso, es aconsejable contar con el apoyo de profesionales (asesores legales, fiscales y financieros) que aporten experiencia y agilidad en este tipo de operaciones. Una mala refinanciación puede acabar en un concurso de acreedores, dejando a la empresa en una situación más débil de la que pudiese haber tenido con un concurso bien planificado. Por eso, todo plan enfocado a la reestructuración debe ir acompañado de un plan de acciones por parte de la pyme sobre la gestión operativa de su actividad.

¿Qué plan hay que llevar a cabo?

Hay que tomar acciones económicas y financieras con agilidad. En Dipcom Corporate tenemos una solución integral que aborda esta realidad desde todos sus ángulos. Lo primero es la reestructuración económica. Es en esta fase en la que se definirán los resultados operativos del negocio, por lo tanto, nuestro equipo ayudará a realizar los ajustes necesarios para que la pyme tenga viabilidad real ante todas las instituciones públicas y privadas. Esto incluye análisis de costes, ajustes y redimensionamientos de los gastos y una contribución bruta positiva del negocio.

Por otro lado, la reestructuración financiera se centra en la deuda bancaria, la negociación de acuerdos de refinanciación, reducción de deuda operativa y financiera, quitas y acuerdos transaccionales con proveedores, y finalmente, en la búsqueda de financiación por vías extraordinarias.

¿Existen vías de financiación más allá de los bancos?

Por supuesto. En los últimos años han aumentado exponencialmente los fondos de deuda especializados que dan crédito a las pequeñas y medianas empresas. Incluso en situación de crisis. Se puede acudir a fórmulas de financiación extraordinarias como sociedades de garantía recíproca (SGR), a fondos de capital riesgo, cesión de derechos, business angels o préstamos participativos.

Han aceptado los acuerdos de refinanciación, ¿y ahora qué?

La cosa no acaba aquí. Cuando las entidades aceptan el plan de viabilidad y acceden a la refinanciación de las deudas de la empresa, lo importante es que que la compañía ponga en marcha el plan de manera inmediata.

El plan de viabilidad habitualmente deberá tener en cuenta la reestructuración operativa del negocio, eliminando de todo tipo de ineficacias productivas y la activando la expansión comercial y de negocio. También suele incluir una reestructuración de los recursos humanos, redimensionando la plantilla a las necesidades reales de la empresa.


Si tienes una empresa y estás pasando por dificultades financieras y quieres evitar el concurso de acreedores no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de este blog. Mi equipo de Dipcom Corporate y yo tenemos un gran porcentaje de éxito en acuerdos de refinanciación con entidades de crédito.

**Reportaje de EL PAÍS sobre Igor Ochoa y Dipcom Corporate

¿Cómo sacar adelante acuerdos de refinanciación con entidades financieras?
Valora este artículo