El salto al e-commerce

A medida que pasan los años, la sociedad va transformando su concepción del tiempo. El trabajo, las clases de inglés, el gimnasio, las quedadas con los amigos, la familia y otros muchos factores más provocan que la gente se replantee el valor de su tiempo libre. Por ello, es cada vez más usual que los internautas naveguen por internet, cómodamente desde su casa, buscando qué comprar. Queramos o no, esta es ya una realidad que tenderá a hacerse cada vez más y más presente. Las ventas online se están normalizando..

Es también una tendencia el hecho de que los compradores acudan a la tienda física para palpar, probar y ver de forma directa los productos, aunque al final los acaben adquiriendo a través de internet. Al fin y al cabo, aún no tenemos la suficiente confianza como para adquirir determinados productos basándonos solo en las fotografías y comentarios de la web. A este tipo de comprador le gusta evaluar concienzudamente el producto pero, de igual manera, es un rastreador nato de ofertas, por lo que bucea y bucea en la web hasta encontrar el precio más bajo.

Pero también existe el comprador que busca lo que quiere en internet y, cuando lo encuentra, acude a comprarlo en la tienda física. Este tipo de cliente no está tan acostumbrado al e-commerce, pero sí se guía a través de la presencia de una marca en internet. Por lo que es probable que si no tienes un catálogo con tus productos en la web pases desapercibido a sus ojos.

Finalmente, existe el comprador que busca y compra por internet. Le funciona: Encuentra una gran variedad de productos disponibles y, en muchos casos, más baratos que en la tienda física. ¿Para qué salir de compras si puede aprovechar el tiempo de otra manera?

¿Por qué habría de tener mi tienda e-commerce? Ventajas de las ventas online

Sinceramente, la gran ventaja de las tiendas en internet es que llegan a muchísima más gente de la que llegarían con solo el establecimiento en sí. No estamos hablando de eliminar la tienda física -eso es un paso que habría que analizar muchísimo más detalladamente- pero sí de compaginar ambas. Una tienda e-commerce abre de lunes a domingo, 24 horas sin interrupción, y lo hace para todo el mundo (teniendo siempre en cuenta el coste de los envíos nacionales o internacionales).

Según el informe “Desarrollo empresarial y redes sociales”, publicado en marzo de 2015 y desarrollado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, los propios comerciantes aseguran haber aumentado un 76% sus ventas offline gracias a su tienda online.

e-commerce-402822_960_720

¿Cómo me adentro en las ventas online?

Existen bastantes plataformas en internet que se dedican a crear tiendas online. Normalmente, la forma más sencilla es a través de un Software as a Service (SaaS). Estos sistemas suelen ser bastante baratos y muy fáciles de usar, por lo que no necesitarás conocimientos previos de programación para montar tu propia tienda de ventas online en solo unos minutos. Pero, lógicamente, ofrecen muy pocas opciones al comerciante. Aún así, suelen ser una manera muy interesante para las pymes o autónomos quiera iniciarse en las ventas online.

Existen también otras opciones, como las soluciones Open Source o de código abierto, como Magento o Prestashop, por citar alguna. Estas son herramientas gratuitas en las que ya sí se permiten hacer modificaciones según las necesidades del comerciante. De igual manera, son opciones muy baratas para crear una tienda online, aunque implican que sepas algo de código libre.

Y, para los que ya quieran diseñar una tienda online totalmente a su medida, existen empresas que desarrollan tiendas especializadas. Esta opción, desde luego, supone una inversión inicial mayor, por lo que es recomendable para empresas potentes y con gran presencia en el mercado.

Algunas cosas que tienes que tener en cuenta a la hora de crear tu tienda online son: el diseño; la adaptabilidad de la tienda en distintos dispositivos (smartphone, tablet, etc.); la presencia de la tienda en los buscadores; la posibilidad de establecer distintas formas de pago; o el asesoramiento que te ofrecen; entre otros factores. Por suerte, existen infinidad de herramientas y plataformas para que crees tu propia tienda de ventas online.

Si te sientes muy perdido en todo este nuevo mundo de venta por internet, en la web podrás encontrar cientos de cursos introductorios del tema. Por solo 20 o 30 euros, aproximadamente, puedes comprar cursos en los que recibirás una introducción de los principios básicos de la venta online, al igual que sobre el uso de las redes sociales o buscadores para potenciar las ventas o las presencia en internet. Ojo, busca bien, porque esta es una formación medianamente nueva que está muy de moda, por lo que no queremos que pagues de más.

De todas formas, si lo que quieres es volverte un experto en el tema, sí que tendrás que gastar mucho más tiempo y dinero en esta formación…. o, si no, tendrás que contratar los servicios de algún especialista en el sector.  Hay una cosa que hay que tener en cuenta: No servirá de nada que tengas la mejor tienda de la web si nadie la conoce. Hay que entender que, si queremos atraer compradores en internet, tendremos que trabajar el posicionamiento SEO, SEM, AdWords, redes sociales, etc.

No vamos a negar que el mundo de la venta en internet puede resultar agobiante para el comerciante tradicional. Sin embargo, puede resultar muy ventajoso para según qué tipo de negocios. Al fin y al cabo, esta es una buena manera de vender más ahorrando costes. Por ello te animo que a te adentres un poco en todo este nuevo fenómeno que terminará por cambiar algunos aspectos de las relaciones entre compradores y comerciantes. Y, recuerda, encuentra siempre tu valor diferencial. Para ello, estate atento a los precios y productos que ofrece la competencia.

Ahora que ya sabes las claves para iniciarte en el comercio electronico… ¿te apuntas?

Si necesitas asesoramiento, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario.