¿Me conviene un estudio de mercado?

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la importancia de investigar el terreno en el que nos encontramos antes de dar un gran salto. Nada mejor que conocer a tu competencia, tus clientes, el área geográfica de tu establecimiento, y muchos otros factores más, para coronarte como empresario modelo.

Es verdad que son muchos los casos en los que las empresas ofrecen un producto fuera de lo común y acaban creando tendencia. Pero hay que tener en cuenta que incluso detrás de estos acontecimientos se encuentra un profundo estudio de mercado que aprueba la viabilidad del producto.

Hemos de andar con pies de plomo, puesto que nos resultará más rentable escuchar las necesidades y carencias de nuestros clientes potenciales. Si nos dejamos llevar solo por nuestras impresiones y deseos, es posible que nos choquemos ante un muro. A lo mejor nuestro producto o servicio no le hacía gracia a tanta gente… De igual manera, si nos centramos solo en reducir costes y preferimos no pagar un estudio de mercado, existe la probabilidad que nos salga más caro “curar” que “prevenir”.

Desarrollar una labor de investigación del terreno nos vendrá de perlas, ya sea para lanzar un nuevo producto, abrir un nuevo establecimiento o crear una nueva línea en la empresa, entre otras muchas situaciones más.

Pero, empecemos por el principio. ¿Qué es exactamente un estudio de mercado? Pues bien, en realidad consiste en realizar una investigación que determine el grado de viabilidad económica de una decisión de carácter comercial. Con estos estudios se examina el comportamiento y necesidades de consumo de nuestros clientes o potenciales clientes. El objetivo de todo esto es identificar qué productos tendrán buena acogida en el mercado o si, de igual manera, estamos lanzando nuestro producto en el área geográfica adecuada.

Una vez realizada nuestra labor de investigación, tendremos todos los datos necesarios para conocer la viabilidad de nuestro producto. El estudio de mercado nos ayudará a crear una estrategia empresarial que nos ayude a mantenernos competitivos en el mercado.

QUÉ TENGO QUE INVESTIGAR EN UN ESTUDIO DE MERCADO

Mira bien quién es y cómo es tu público. Ante todo, tenemos que tener muy claro a quién nos dirigimos. Es absolutamente imprescindible que estudiemos el perfil de nuestros clientes potenciales. No es lo mismo abrir una tienda de videojuegos en un barrio donde transita mucha gente joven a uno en donde existe una mayor población envejecida. Parece lógico, sí, pero hay que tenerlo en cuenta.

Por ello, repasaremos concienzudamente el tipo de población que hay en nuestra área. De igual manera, tendremos que tener muy en cuenta el nivel adquisitivo de nuestros vecinos y la proporción de gente empleada o parada.

Si, por el contrario, queremos doblar nuestras ventas y abrir un nuevo establecimiento, tendremos que estudiar si esto supondrá la adquisición de nuevos clientes o la redistribución de los que ya tenemos.

¡No te olvides de que no estás solo! Estudia a tu competencia. Es muy importante conocer de antemano el tamaño del mercado al que nos dirigimos. Tienes que estar al día de las últimas novedades del mercado, enfocándote sobre todo en tu área geográfica. Has de ser consciente de las tendencias, las crisis y las oportunidades que se dan en tu sector y de las simpatías que estas causan en tus clientes potenciales. Infórmate muy bien sobre tus competidores. Hoy en día, existen registros y bases de datos con los perfiles de miles de empresas.

Analízate bien. Conoce los entresijos y oportunidades de tu empresa. Hay un concepto de sobra conocido por todos pero olvidado en ocasiones. Es el DAFO o, lo que es lo mismo, las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades de un negocio. El análisis DAFO permite estudiar la situación de una empresa poniendo el foco en cuatro características concretas. Por un lado, se estudian las debilidades y fortalezas intrínsecas a la propia empresa y, por otro, se analizan las amenazas y oportunidades que brinda el mercado.

Es importante que investiguemos nuestras oportunidades comerciales, hablando en términos económicos. Una vez estudiadas nuestras posibilidades para hacer frente a los costes, tendremos que analizar los factores no controlables, es decir, los externos a nuestro negocio.

SWOT-Analysis

CÓMO HAGO UN ESTUDIO DE MERCADO

Los estudios de mercado se realizan mediante el uso de varias metodologías. Pero, primeramente, tendremos que tener muy claro el objetivo de nuestro estudio. Posteriormente, ya nos pondremos manos a la obra.

Por un lado, recurriremos a estudios que nos den todos los datos posibles de nuestro entorno. Pero, además, podremos hacer uso de estadísticas o investigaciones que nos puedan dar una idea clara de las tendencias o necesidades del mercado. Hay otras técnicas de las que se puede aprender, como es el caso de las entrevistas o grupos de discusión, donde los participantes analizan y comentan un determinado producto.

Para hacer un correcto estudio de mercado será necesario que acudas a expertos capaces de asesorarte, como consultores o empresarios. Los especialistas de DIPCOM CORPORATE tienen tras de sí una larga trayectoria en el mundo empresarial, que te resultará muy útil a la hora de embarcarte en una nueva estrategia comercial. Nuestros expertos son conscientes de las necesidades de los nuevos emprendedores y por ello te ofrecerán su apoyo y consultaría especializada.

¿Me conviene un estudio de mercado?
Valora este artículo