Gamificación: Cómo recuperar las técnicas del juego en tu empresa

Una de las últimas tendencias en el mundo empresarial se encuentra en uno de nuestros instintos más primarios: el juego. Desde que el ser humano es un bebé, el juego forma parte de su vida diaria. A medida que vamos creciendo, los juegos cambian, pero nunca dejan de gustar.

Por ello, las empresas han llegado a la conclusión de que implementar las técnicas del juego en su día a día empresarial puede darles grandes beneficios. Y no solamente se utiliza de cara al cliente, sino también entre los propios trabajadores de la plantilla.

PERO, ¿QUÉ ES LA GAMIFICACIÓN?

La gamificación consiste en utilizar las diferentes mecánicas del juego en entornos no lúdicos. La ventaja de incorporar la recreación en el trabajo es que consigues que los empleados se sientan más motivados e implicados, lo cual puede resultar muy beneficioso para la productividad. Estos principios se han utilizado anteriormente en la enseñanza con el fin de captar la atención de los alumnos y hacerles aprender de una manera divertida.

LA GAMIFICACIÓN PARA MEJORAR LA RELACIÓN CON EL CLIENTE

La gamificación puede resultarnos una herramienta de gran utilidad para mejorar nuestra relación con los clientes. Es una buena manera de desarrollar campañas de marketing que capten el interés de los potenciales clientes. Sin embargo, hay que tener muy presente cuál es nuestro público objetivo. Se dice que mediante la gamificación es más sencillo captar la atención de clientes jóvenes o de mediana edad y, en mayor medida, varones. Esto se debe a que es el segmento de la población que está más familiarizado con el lenguaje de los videojuegos. Sin embargo, este dato cada vez está más obsoleto, ya que la clave consiste en encontrar juegos que respondan a varios perfiles. Por ello, hay que saber bien hacia qué tipo de perfil queremos llegar.

8271121416_028d01ec37

La gamificación también nos permitirá afianzar nuestra relación con los clientes. Aunque, ojo, no debemos saturar al cliente con las mismas técnicas de siempre. Tenemos que aprender a variar y no repetir de forma constante la misma fórmula que una vez nos dio éxito. En EE.UU, la empresa Domino´s Pizza incrementó sus ingresos en un 30% gracias a la app e-commerce Pizza Hero. Una app e-commerce es una aplicación gracias a la cual podemos comprar productos. En este caso, los clientes elaboraban virtualmente las pizzas que querían y cómo querían. Además, podían compartir sus pizzas en las redes sociales y competir con sus amigos.

Pero, además de esta técnica, existen también las branded app. Estas son aplicaciones – muchas en forma de videojuego- que ya no están enfocadas en las ventas, sino en reforzar la marca. Tal es el caso de la aplicación de los mecheros Zippo, una de las más descargadas de la historia.

LA GAMIFICACIÓN DENTRO DE LA EMPRESA

Pero la técnica de la gamificación no se usa solo de puertas afuera de la empresa, sino también dentro. Y se puede utilizar con distintos objetivos: incrementar la productividad de nuestros empleados; mejorar la selección del personal; fomentar la formación; mejorar el conocimiento de la marca; etc.

La gamificación en el trabajo aumenta el espíritu competitivo de los empleados, ya que muchas veces se basa en mecánicas de pruebas y puntuaciones. Es decir, el trabajador tiene que ir subiendo de nivel y ganando medallas y premios. Correos utilizó esta técnica entre sus empleados y consiguió ahorrarse un 70% de costes en la renovación de su web. Los empleados debían de revisar todas y cada una de las páginas de la compañía para hacer propuestas de mejora. A cambio obtenían puntos, que se traducían en regalos. La razón por la que esta técnica tuvo un efecto tan beneficioso se debe a que era un juego voluntario, que reforzaba el vínculo entre los empleados y les hacía más ameno su trabajo.

Pero también se puede usar la gamificación en la selección del personal. Esta técnica permite al departamento de recursos humanos poner a prueba las capacidades de los futuros empleados. L’Oreal lanzó el juego online Reveal, una plataforma de reclutamiento que buscaba a estudiantes que quisieran hacer prácticas en la compañía. Los estudiantes debían pasar por todas las etapas de la fabricación de un producto de la compañía de manera virtual. Es decir, debían de resolver juegos que iban desde la creación del producto en los laboratorios hasta la difusión de la campaña publicitaria.

Por último, comentaremos que la gamificación sirve de ayuda para adquirir y reforzar conocimientos. Por poner un ejemplo, hay juegos que funcionan como simuladores para aprender a ser empresario. Es el caso de Simuland, un juego de Internet que pone en práctica la habilidad de los usuarios en el mundo de los negocios.

Pero, además, hemos señalado antes que la gamificación se usa a menudo en el ámbito de la enseñanza, así que de igual manera puede ser una buena herramienta de formación en las empresas.

EL FUTURO DE LA GAMIFICACIÓN

Pese a que aún existe un gran desconocimiento sobre esta palabra, se espera que esta técnica se propague rápidamente por todo el mundo. Así que es preferible que empecemos a relacionarnos con este término – también llamado gamification o ludificación-, ya que, probablemente, ha venido para quedarse.

Está claro que existen maneras y maneras de incorporar estas técnicas al trabajo, pero no está de más informarse sobre las nuevas herramientas que revolucionan a diario el mundo empresarial. Desde DIPCOM CORPORATE hacemos labores de consultoría a todos aquellos empresarios que lo necesiten. Nuestro plus reside en nuestro equipo de profesionales, directivos y managers que proceden del mundo empresarial.

Gamificación: Cómo recuperar las técnicas del juego en tu empresa
Valora este artículo